Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2013.

¿Y QUIEN ES EL BASTARDO?

                               

A petición de algunos lectores:

 

NOTA: Advertimos a los dogmáticos cristianos que no lean este trabajo. No es para ustedes. Son dictámenes muy distintos a sus creencias. Gracias.    

 

Por: Bernot Berry Martínez       (bloguero) 

 

    Lo cierto es que la vida se halla llena de sorpresas. Y aunque a veces no queremos meternos en complejísimos laberintos, uno debe proseguir cuanto le dicte su conciencia, su modo de ser, dar opiniones aunque la mayoría de la gente no las acepte porque en el fondo tienen miedo al qué dirán y al índice acusador. Asimismo a que desde que se hallaban en el vientre de sus madres, ya estaban percibiendo sobre lo que posiblemente leerán.

    ¿Saben ustedes que el Judaísmo, la religión que dejó el gran profeta Moisés para los hebreos, conocidos como el pueblo de Yavé o Jehová, con sus leyes, mandamientos, etc., asegura que Jesús --el llamado Mesías de los cristianos--, le llamaban y aún lo hacen, “El bastardo”, porque el nombre de su progenitor no se encuentra escrito en ningún libro judío acerca de su nacimiento?

    Claro, figurará María como su madre y posiblemente el carpintero José como su padre adoptivo. Pero del progenitor natural se ignora por completo. Debido a lo anterior es que nacieron ciertas fábulas realmente fascinantes y absurdas, las cuales solamente la pueden admitir esos infelices fanáticos que no ven más allá de sus narices.

    Debemos tener en cuenta que María era una hermosa doncella ( no más de 15 años), la cual quedó embarazada sin que sus familiares supieran de quién. Empero, ¿lo hizo un rico judío por dinero a sus pobres allegados, algún oficial romano o un desconocido, tal vez un pariente cercano? Lo cierto es que sobre ese embarazo se ha escrito mucho. Existen versiones que tratan de explicar ciertos maestros esotéricos que involucran hasta que el padre de Jesús fue un extraterrestre. Entonces, ¿quién fue el real progenitor del ‘Vago de Galilea’, como con frecuencia le llamaban la gente que le conocía, principalmente sus vecinos? Esa es una interrogante misteriosa, difícil de resolver. Y es por eso que con seguridad se inventaron las fábulas del ‘espíritu santo’, con la finalidad de hacerlo algo divino. De esta manera ilógica, ellos, los ‘sabios’, arreglaron La Biblia, esencialmente el nuevo testamento ya que al viejo casi lo dejaron igual. Y aunque continúan arreglándola, pensaron que los seguidores de Jesús lo aceptarían de forma correcta, pues no existen personas más tontas que los fanáticos (están idiotizados), con principalidad esos seres vacíos que ansían que algo profundo llenen sus mentes para no perder la razón. De esta manera se convierten en dogmáticos adictos a una doctrina, en nuestro caso a las muchísimas sectas ‘cristianas’ existentes en el planeta, que dicho sea hace tiempo fracasaron, o sea que el llamado cristianismo naufragó de forma estrepitosa, quedando todavía algunas en estos desgraciados países, dirigidas por curas pedófilos y ‘pastores’ vividores, como también de varios  lavadores de dinero del narco.        

    Los parientes de la joven María, reconociendo su embarazo sin estar casada, deseaban salvarla de ser condenada a la lapidación (matada a pedradas), castigo que aún utilizan ciertos musulmanes radicales. Ellos se la llevaron al carpintero José, que viéndola tan joven y hermosa no vaciló en hacerla su esposa. Y así comenzó todo, explicado por Lucas en su evangelio. Este Lucas era médico, culto, pero no judío, escribiendo en griego de oídas. Fue amigo de aquel judío-romano, llamado Pablo, terrible perseguidor de cristianos, haciendo que la plebe matara a Esteban a pedradas y a numerosos más.        

    Jesús tuvo varios medios hermanos, hijos de José y María. Se conocen los nombres de cuatro varones. Se ignoran los nombres de las hembras porque a éstas los judíos no les daban importancia. Es una lástima que Jesús no dejara ningún libro suyo, sino que otros lo hicieran por él. Se escribieron muchos textos sobre la vida de Jesús de personas que le conocieron en vida. Pero la mayoría de ellos, incluyendo uno atribuido a María, fueron desechados. Esos libros son conocidos como apócrifos. Los ‘sabios’ solamente se quedaron con los cuatro evangelios, los cuales dos de sus autores no conocieron a Jesús. Relataron cuanto aparece en sus textos porque así se lo contaron, añadiéndoles tal vez un poco más. Igualmente los ‘sabihondos’, para completar el nuevo evangelio les agregaron varios libros más, principalmente cartas escritas por Pablo y Pedro. 

    En esencia, si aconteció lo del espíritu santo, o sea que Jehová se convirtió en hombre para penetrar su pene entre la vagina de María y preñarla para tener a Jesús “el salvador de la humanidad”, entonces estamos ante un acto de fornicación, debido a que ambos no estaban casados. En otras palabras Jehová mismo pecó al violar uno de sus 10 mandamientos. Desde luego, los mandamientos que aparecen en las computadoras, en el internet, no son iguales a las Biblias de antes. Las arreglaron a su manera. Es que los curas no desean que se sepa la verdad, sino mantener a la juventud en la total ignorancia. 

    Pero se equivocan. Cada día los pueblos marchan hacia la verdad que es luz más poderosa y brillante que la del sol.                  

01/09/2013 11:02 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

DOMINICANOS,NO OLVIDEMOS A EVANGELINA RODRIGUEZ'

  

Por: Bernot Berry Martínez (bloguero)

Dra. Evangelina Rodríguez P.

    Con certeza puedo asegurar que las hermanas Mirabal son heroínas de la Patria de Duarte y Luperón. Ellas fueron grandes antitrujillistas, principalmente Minerva, quien fue la más destacada de todas, esposa de Manolo Tavárez Justo, la cual fue la propulsora del nombre 14 de Junio en honor a los mártires revolucionarios que vinieron a ofrendar sus vidas contra la tiranía, entrando ese día y mes de 1959 por Constanza, y pocos días después por Maimón y Estero Hondo. A ellas las recuerdan con mucha frecuencia. Llevan hasta el nombre de la provincia en la cual nacieron. No hay población que no tenga una calle con ese apellido en cualquier parte de Dominicana, también plazas, monumentos, Estación del Metro, y un montón de cosas más.

    Empero, aunque ellas se lo merecen, lo respeto mucho porque demasiado dolor me ocasionó sus muertes cuando se dieron a conocer. Y más por ser un opositor del cruel y tiránico régimen que por bastantes años nos había sojuzgado a base de crímenes, torturas, caliesaje, etc. En fin una grandísima barbaridad fue esa diabólica Era de Trujillo.

    Sin embargo, amigos, aunque la mayoría del pueblo dominicano no conoció y tal vez jamás escuchó el nombre de Andrea Evangelina Rodríguez Perozo (‘Lilina’), es indispensable que se enseñe quién fue esta destacadísima mujer, patriota ejemplar, nacida por un campo del Este (Pedro Sánchez), cerca de Higüey, traída a Macorís a los seis años de edad por su abuela Paterna y dos tías. Vendió dulces por las calles, estudiando por la ayuda de los poetas Deligne y otros intelectuales, amiga de Anacaona Moscoso quien le tomó gran cariño por su vocación de aprender y servir a los demás. Ella cuidaba con esmero al leproso Rafael Deligne, hermano de Gastón, sin sentir ningún asco, con amor, aunque era una niña. La gente la admiraba porque no temía contagiarse, y sin importarle cuanto le aconsejaban por participar en limpiar, bañar, hablar con el enfermo. Hay que señalar que Evangelina nunca se contagió de tan terrible enfermedad, muy temida en ese entonces porque no tenía curación. Regularmente a los leprosos los apartaban del pueblo, encerrando a muchos en lejanas casuchas.

    Lo de Evangelina Rodríguez es algo asombroso. Estaba dotada de una inteligencia superior. Después de terminar sus estudios en donde Anacaona era directora --el Instituto de Señoritas--, aconsejada por ésta se fue a Santo Domingo a buscar la licenciatura en educación con la finalidad de ser profesora del indicado Centro. Y aunque consiguió que Anacaona Moscoso la pusiera como maestra del mismo, hubo escándalos por los curas y determinadas beatas que la veían con mala voluntad. Hasta pasquines tiraron por calles y plazas repudiando ese nombramiento, diciendo atrocidades de ambas.

    Evangelina Rodríguez era odiada porque enseñaba a leer a obreros del puerto, domésticas, etc. Era una incansable rebelde contra la sociedad dominada por curas y pastores extranjeros. En fin, por todo esto comenzó una guerra que quizá nunca ha terminado. Y cuando se hizo médica con enormes sacrificios, siendo la primera en Dominicana, ella empezó a curar a numerosos enfermos que había por todo Macorís, haciéndolo también con guerrilleros heridos por yanquis y traidores a la dignidad nacional, como fueron Trujillo y su gente.

    Sin embargo, no conforme con sus títulos, enseñando aún en el instituto, pero ahora como directora luego que una enfermedad acabó pronto con la ejemplar vida de Anacaona Moscoso quien la recomendó para el puesto, trayendo todo esto graves contrariedades con sus enemigos, volviendo los pasquines a llenar al pueblo con los insultos y mentiras absurdas sobre la buena y valiente Andrea Evangelina Rodríguez.

    Ella luchó en las vías por el derecho de la mujer junto a otras valerosas señoras y señoritas. Daba conferencias al respeto con ciertas frecuencias, escribiendo en revistas y periódicos. Luchó por salvarle la vida al joven Gilbert, de 17 años, quien efectuó una acción en el puerto local contra los interventores norteamericanos, la cual se considera como “el hecho que salvó la honra de un pueblo”. Empero, no conforme con cuanto hacía comenzó a buscar ayuda económica para irse a Francia a estudiar tres especialidades. Hasta a San Francisco de Macorís fue a trabajar, pero casi todo lo que ganaba lo regalaba a personas que no poseían nada para comprar medicinas. Retornó del otro Macorís al nuestro más pobre que cuando se fue. Escribió un texto de sociología titulado “Granos de Polen”, con el cual pretendía recabar fondos para su viaje a Francia. Pero el mismo fue editado por un impresor medio analfabeto y borrachón, llenándolo de errores que colmaron de ira a Evangelina, la que destruyó la mayoría de las copias, incendiándolas. Empero, lentamente fue consiguiendo el dinero para el pasaje y se fue para la hermosa Francia, sola, pues era una mujer valiente, llena de virtudes por socorrer a sus paisanos. Unos años pasó por allá, rechazando empleos debido a que poseía un compromiso con su pueblo. Al regresar con tantos conocimientos, de inmediato comenzó a tocar puertas a las autoridades y personas acomodadas para que la ayudaran a curar a tantos enfermos que había en San Pedro de Macorís. Hizo una especie de clínica, llamándola “la casa amarilla” porque de ese color estaba pintada. Asimismo creó la “gota de leche” para los infantes, sanatorios para tuberculosos y leprosos, etc. Trató de que las mujeres no tuvieran tantos hijos, ya que la nación se convertiría en un país de tarados a causa de que las parturientas eran mujeres desnutridas. Ella se adelantó muchísimos años a nuestra aún atrasada sociedad de curas y pastores. Y estos individuos sin escrúpulos, en nombre de Jesús, le hicieron la vida imposible, destruyéndoles sus sueños con chantajes a sus protectores.

    No obstante, aparte de todo lo anterior, Evangelina fue enemiga de la intervención norteamericana como también del asesino de Trujillo. Fue una luchadora incesante contra esa tiranía. Fue amiga de Freddy Valdez, Mauricio Báez, Dato Pagan Perdomo, Juan Niemen, ‘Pipí’ Ortiz, José del Orbe y otros líderes obreros. Igualmente tuvo buena amistad con los españoles republicanos, los que hicieron una gran labor democrática en Dominicana, ayudando a fundar el Partido Socialista Popular, PSP, el que hizo las huelgas orientales, paralizando los ingenios azucareros, tambaleándose la dictadura, originando una represión horrible, brutal, en la cual murieron y torturados numerosos hombres y mujeres, entre éstas Evangelina Rodríguez.

    Para quien escribe, nuestra primera médica, la Dra. Andrea Evangelina Rodríguez Perozo, fue la mujer más grande, importante, patriota a carta cabal, que ha producido la República Dominicana. Nadie ha sido como ella, aunque por motivos desconocidos que siempre he anhelado conocer, no es bien recordada, mucho menos dada a conocer a los jóvenes estudiantes. ¿Por qué razón no lo es como se lo merece? ¿Acaso por ser de la más humilde clase del Este, o debido a que perteneció al Partido Socialista Popular, PSP, la organización que más hizo por la democracia dominicana, incluso casi todo su Comité Central murió combatiendo en las montañas en 1959, o porque aún se encuentra tal vez excomulgada por la Iglesia Católica, o por mulata, media rara, demasiado inteligente, o a consecuencia de que nunca se la vio en ninguna atrasada iglesia?

    Incluso ella aconsejaba a las madres, en sus charlas que daba por casi todo el país, asimismo en su libro ‘Granos de Polen’, a que no pusieran a sus hijos en colegios dominados por jesuitas, porque los dañaban emocional y físicamente.

    Jamás, es irracional que se compare a las Mirabal con la médica Andrea Rodríguez. Aunque las circunstancias fueron distintas, Evangelina fue brutalmente humillada por años, sola, la gente le huía, aguantando esos golpes con estoicismo, sin jamás doblegarse, apedreada, calumniada, golpeada salvajemente, violada varias veces por guardias sin pudor y honor. Fue llevada desde la fortaleza “Pedo Santana” (‘Méjico’) y lanzada desnuda en un camino vecinal no lejos de Hato Mayor, con la finalidad de que allí pereciera. En fin, esta noble mujer, por la cual inclino respetuosamente mi frente a su heroica memoria debe ser mejor perpetuada. Evangelina pertenece a los dioses. Fue una fémina inmortal aunque sus cobardes enemigos, hienas, siempre han tratado de mantenerla en el silencio, entre sombras, ya que consideran que no es digna de ser acordada por las futuras generaciones. Empero, ¡cuán equivocados están! Ellos, parásitos religiosos, sí que no serán recordados. Pero el nombre de Andrea Evangelina Rodríguez Perozo se halla escrito en el luminoso firmamento.

    Ha sido la mujer dominicana que quizá más ha sufrido por realizar solamente el bien a sus semejantes. Nunca tuvo marido ni hijos. Incluso sus restos yacen (1879¿?-1947) (luego que fue publicada mi novela sobre ella pusieron en la entrada del camposanto una tarja en donde se afirma que en el mismo se halla sepultada fulana de tal, la primera médica dominicana, sin fecha, tampoco la organización que la puso) en el viejo cementerio de Villa Providencia, en un nicho corriente, junto a otros cinco de sus familiares, cuando debería estar en el Panteón Nacional o en una gran tumba, semejante a la de A. Moscoso. Pero así es esta República, con gobernantes, senadores y diputados con un miedo espantoso a los curas y pastores.

    Pobre Dominicana, ¿adónde va con gente en el poder como los que actualmente se hallan, igualmente con los que antes estuvieron y tal vez vendrán? Es una nación llena de adulones.

    ¡Oh Zeus, cuánta cobardía existe en esta fallida República!

 NOTA: Los amigos que deseen conocer mucho más sobre gran parte de la vida de cuanto efectuó nuestra primera médica, los invito a leer mi novela-histórica “Una flor para Evangelina Rodríguez”, edición agotada, la cual publiqué en mi blog por capítulos. Es gratis. Deben buscarla con cuidado, pues fue hace varios meses de eso. Estoy a su disposición por cualquier problema. Eso sí: les pido que la lean con sumo interés. 

03/09/2013 11:08 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


'EL EXTRAÑO PERRITO NEGRO' (RELATO)

                                                                                          

Por: Bernot Berry Martínez    (bloguero)

 

Dedicado al amigo periodista Iván Santana, quien desde hace tiempo me lo estaba pidiendo. El mismo fue publicado en la desaparecida revista “El Comercial”, la No.4, Pág.10, de Agosto 1994.

 

    Oye, voy a contarte un asunto que me aconteció años atrás con un raro perrito que repentinamente se me apareció por el faro de playa de muertos, cuando absorto contemplaba la belleza de un atardecer. De más está decirte que en aquel entonces por ese contorno no habían las viviendas que existen actualmente. Era un lugar solitario, con muchas matas de uvas playeras y numerosos cocoteros.

    Cierto, recuerdo que ese animalito era totalmente negro, con ojos amarillentos, rabo corto, y extremadamente juguetón. ¿De dónde había salido, pues de manera súbita lo vi a mi lado, contemplándome mientras meneaba el rabito, el hocico abierto, con sus patitas delanteras levantadas? Dicha interrogante me la he hecho muchas veces y a nada jamás he llegado que no sea la desilusión por descifrar lo ignorado, mejor dicho por no comprenderlo.

    Me acuerdo que el perrito ladraba y daba graciosos saltitos cual le decía: “Hey, hey, negrito, ¿cómo estás, cómo estás?”. Debido a que lo noté limpio, sin hedor, traté de acariciar su lomo y su hociquillo. Sin embargo no se dejó. Traté varias veces en hacerlo, pero él reculaba con rapidez para que no lo hiciera, volviendo a aproximarse cuando intuía (eso siempre lo he sospechado) que otra vez no intentaría tocarlo.

    Durante unos 30 minutos disfruté con sus brinquitos y ladridos, olvidándome del moribundo crepúsculo, el cual con un derroche majestuoso de rojizo colorido se despedía de los macorisanos. Entonces, como la oscuridad se iba apoderando de la región y tenía que retornar al pueblo, realicé un último y desesperado esfuerzo por agarrarlo, pues grandes eran mis deseos por acariciarlo, sentir la suavidad de su pelaje. Empero, el pequeño can tampoco se dejó. Y a consecuencia de que me le fui detrás gritándole “negrito ven acá, no te haré daño, ven, ven”, él se alejó deprisa, introduciéndose entre la maleza, y aunque continué buscándolo un buen rato, incluso llamándolo, no apareció.

    Un inmenso silencio rodeó el contorno, estremeciéndome.  

    En aquel entonces yo poseía una bicicleta y me alejaba de la ciudad a leer, poder meditar mejor, buscar tranquilidad emocional. Era el tiempo en que luchaba por dejar el horrible hábito de fumar cigarrillos, ese vicio maldito del tabaquismo que tanto daño produce a la salud como a la Naturaleza.

      Pues bien, debido a que el perrito no aparecía opté por irme. Agarré la bicicleta y me fui andando con ella. Cuando ya estaba llegando al caminito que pasaba por la playa, casi bajando de la costa, escuché unos ladridos próximos a mí, haciéndome detener, contemplar hacia atrás y encontrarme sorpresivamente con el ‘negrito’. Sonreí al verlo que se hallaba con sus patas delanteras levantadas, meneando su rabito, la boquita abierta, sus ojos amarillentos brillando en la penumbra. Me puse muy contento al mirarlo  en esa forma. Y de nuevo volví a sonreír, esta vez de forma profunda, con mucha satisfacción. En eso, mientras gozoso contemplaba su graciosa demostración de cariño, me regresaron los anhelos por tocarlo, de percibir su cuerpo entre mis dedos. Me hallaba a menos de dos metros de él. Pensé que tal vez se dejaría palpar, incluso acariciar, y que podría llevarlo conmigo para que tuviera el calor de un hogar. La bicicleta dejé en el suelo. El animalito no se inmutó. Cautamente di un paso adelante. Me fui agachando con suma lentitud. Sus ojos se encontraban fijos en los míos. Tuve la sensación de que su mirada era poderosa.

    De inmediato sentí que una fuerza misteriosa se introducía en mi interior, trayéndome enorme quietud. Prácticamente quedé inmovilizado. Entonces fue que me la ofreció, colega, y por la misma estoy recordando todo esto, ya que de cuando en vez me viene a la memoria lo que el perrito hizo, para enseguida ir retrocediendo lentamente, desapareciendo en la oscuridad. Cierto, como por encanto se fue de mí la inmovilidad, y con desespero creciente lo busqué un rato por los alrededores sin resultado positivo, cual tampoco apareció en los siguientes días que anhelante por hallarlo estuve rebuscándolo por aquel sector cerca del mar. Caramba, pasan cosas raras en el mundo. Es por eso que en estos instantes me acuerdo una vez más del bello obsequio suyo antes de esfumarse de mi asombrada vista para siempre: ¡Una hermosa sonrisa humana!                

06/09/2013 10:33 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

'ESTE ES UN PAIS DEL CARAJO'

 

 

Por Bernot Berry Martínez (bloguero)

 

El combustible en Dominicana es sumamente caro. Entonces uno no se explica cómo diantre tenemos que gastar tanto dinero tratando de impedir que ilegales haitianos o dominicanos se vayan hacia Puerto Rico. Los que deben hacerlo son los boricuas, quienes deben impedir que extranjeros penetren a su territorio.

Uno oye la jactancia --para no decir adulonería a los  gringos-- del Ministro de nuestras Fuerzas Armadas anunciando que la Marina agarró a tantos haitianos que trataban de alcanzar suelo borinqueño, incluyendo tantos recipientes de gasolina. 

--¡Les dimos un golpe demoledor a la gente que trafica con infelices ilegales! --manifestó orgullosamente el Ministro a unos comunicadores, regularmente pagados, calieses de nuestras Fuerzas Armadas, los cuales se hallan a su servicio por un cheque. 

Nosotros gastamos un dineral en combustible para embarcaciones que persiguen a ilegales.

En verdad, ¿qué nos importa a nosotros que los haitianos se vayan para Puerto Rico? Es más, deberíamos ayudarlos a que lleguen bien allá.

Lo que debe hacer bien nuestra Marina es cuidar a las costas cercanas a Pedernales, Alto Velo, Beata, las que se hallan llenas de haitianos, quienes van extendiéndose por todo el territorio nacional, incluyendo la zona norte.

Es una vergüenza que nuestros militares se preocupen por cuidar territorios ajenos, mientras los nuestros se encuentran copados por extranjeros. ¿En qué estamos, eh? 

¿Acaso no tenemos dignidad? Ya es el colmo.

Y pensar que la frase que utilizan los militares es "¡Todo por la Patria!"

11/09/2013 10:33 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿HACIA DONDE IRAN ESOS DINOSAURIOS?

 

Por Bernot Berry Martínez  (bloguero)

 

 Los resentidos ancianos, a quienes a varios los consideran intelectuales, tienen un dilema de difícil aceptación, ya que la mayoría son arrogantes, no aceptando que lo mejor de su tiempo y capacidad ya ha pasado, quedó atrapado en una maraña de redes muy difícil de desenredar. 

Vaya que sí. Se hallan en un callejón sin salida. Y ya no pueden retornar atrás porque la vergüenza no les permitiría vivir con esa satisfacción en la cual siempre se han desenvuelto, pues son intelectuales, respondiendo con altura lo que los periodistas y gente corriente les pregunta con interés de conocer sus opiniones.  

Cierto, se encuentran en una duda inmensa. Y dan pena, pues fueron destacados dirigentes de un partido político zigzagueante, llenos de frustrados, delincuentes, tarados y lumpenes, siempre peleando entre ellos. 

Fue verdad grande, verídica. Y aunque eran intelectuales nunca tuvieron gente que los siguiera, ya que por su forma de hablar eran incomprensibles para las masas, a las cuales les agrada que les hablen de manera llana, comprensibles por unos tarados que apenas alcanzaron poder conversar un castellano básico lleno de vainas, cosas, pendejadas,…

Ahora los antiguos dinosaurios tendrán que continuar siguiendo a un supuesto ‘ingeniero’, hombre con más de 70 años, pero que ya fue presidente, un hablador, mentiroso, expulsado de su organización, y de quien se dice apenas ha leído 10 libros, la mayor parte de tonterías.

¡Me apena cuanto están pasando los ancianos dinosaurios! 


17/09/2013 19:59 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

EL OVNI DE PLAYA DE MUERTOS (Anécdota)

 

 

NOTA: Dedicado al periodista Manuel Ozoria

       

De nuestro libro "Anécdotas Macorisanas"               

  

Por: Bernot Berry Martínez     (bloguero)  

  

    ¿De dónde habrá venido y hacia cuál lugar se dirigió aquel Objeto Volador no Identificado  (OVNI)), que me difunto hermano Chichí y yo vimos en aquella noche de verano, tal vez en Julio del 1952, cerca de las ocho de la noche, por ‘Playa de Muertos’, en San Pedro de Macorís, Rep. Dom., cuando nos dirigíamos hacia la ‘Punta del Faro’ a pescar, encontrándonos de vacaciones escolar?        

    Debo manifestar que en aquel entonces ese paraje no era peligroso como ahora, ya que no estaba poblado. Además, la gente era más sana, asimismo muy raro que un individuo se atreviera a cometer un delito contra alguien, principalmente si eran jóvenes. Es que nos encontrábamos en plena tiranía trujillista. Había un tremendo temor al gobierno. Por lo tanto, se podía recorrer gran parte de la costa sin esperar ninguna agresión. Y la gente iba a pescar, a procurar burgados y esos moluscos que se pegan a la roca, mejor conocidos como ‘cucarachas del mar’, con los cuales hacíamos una riquísima comida.                  

    Realmente la extraña imagen del ‘Platillo Volante’ que contemplamos me ha perseguido durante toda mi existencia. El aparato tenía forma circular, de unos diez metros de diámetro, volando a poca altura, a unos 15 ó 20 metros, sin hacer ningún ruido, lentamente. Mi hermano me lo enseñó cuando caminábamos por la arena de la playa.  

    --¡Mira, mira, mira eso, Bernot!...--me susurró con voz angustiosa, señalándomelo. 

    Absorto lo vi suspendido, sin movimiento alguno, por la llamada ‘reventazón’, aquel bajo arenal existente en la mar, a unos 50 metros de la orilla, haciendo ese sitio poco profundo. Creo que todavía se encuentra allí, si los depredadores-hombres no se han llevado la blanca arena como hicieron con la playera, igualmente en donde estaban cientos de cocoteros, cayéndose a consecuencia de que sus raíces quedaban fuera, igualmente la de ‘Playa Carey’, cometiéndose contra ese lugar un espantoso crimen ecológico.     

  El Ovni emitía un intenso haz de luz, con tonalidad fosforada. Lo efectuaba desde su centro, hacia las aguas, observándose clarísimas las olitas que rompían en el bajío arenoso.   

   Es muy cierto que nos emocionamos con tan fantástico y fortuito encuentro. Lo contemplamos embelesados, sin ninguno hablar. Entonces lo vimos viniendo hacia la ribera, en línea recta, siempre iluminando con su rayo el mar, próximo a unos 30 metros de nosotros. Y lo miramos de nuevo retornando a la ‘reventazón’ como si diera reversa. Lo hizo de la manera anterior. Esto lo realizó unas tres o cuatro veces. Lo ejecutaba sin dar ninguna vuelta, o sea que iba y regresaba con sólo hacerlo directamente, sin efectuar una elíptica. Todo era bastante sorprendente, comprendiéndolo con el tiempo, ya que cuando eso sucedió era un jovencito de unos 12 años, llevándome mi hermano tres.    

  En cuestión  de  segundos nos entró un susto exagerado, principalmente cuando lo advertimos partir a grandísima velocidad con rumbo a mar adentro, perdiéndolo de vista con prontitud.  

  Entonces nos fuimos corriendo deprisa, no parando hasta llegar a nuestro hogar, situado en la Presiente Jiménez, Miramar, dejando sobre la arena un par de botellitas: una con café con leche y otra con agua, igualmente un buen pedazo de pan casero, horneado por nuestra bondadosa madre. 

    Se recuerda que nos encontrábamos en plena era de la dictadura de Trujillo. Y debido a eso nuestros padres nos aconsejaron que por nada del mundo conversáramos con nadie acerca de tal asunto, ya que era peligroso, principalmente para nuestro progenitor. Él era extranjero, francés, constantemente vigilado por el SIM pues sospechaban que pertenecía al Servicio Secreto de su país. Esto se debía, probablemente, a que había sido un buen colaborador de la Resistencia Francesa, subiendo en su vivienda, durante años, la bandera con la Cruz de Lorena, la del general y estadista Charles de Gaulle. La izaba junto a la dominicana. 

   Bueno, quizá si hubiéramos hablado del Ovni observado en ‘Playa de Muertos’ con cierta seguridad nuestro padre pudo haber sido detenido, investigado, sospechoso de cualquier cosa. Es más, probablemente hubieran inventado algo con la finalidad de expulsarlo del país. Claro, le prohibirían de nuevo entrar, quedando su familia desamparada. Es que de tal modo se caracterizaba la cruel tiranía trujillista, en extremo abusadora y cobarde, lo más terrible que le ha sucedido a esta nación. La capital quedaba cerca y lejos a la vez. Los teléfonos de la CDT se hallaban intervenidos. Trujillo y sus secuaces no eran tontos: continuamente se hallaban aguardando una invasión.                          

  Lo cierto fue que durante años nosotros no conversamos con nadie de lo visto por ‘Playa de Muertos’. Es más, como yo era un muchacho, a mí se me olvidó, recordándome cuando era ya un joven formal, con la dictadura descabezada, mi padre fallecido (me dijo días antes de expirar en 1961, en el hospital Dr. Georg, que podría morir en paz porque Trujillo había sido ajusticiado) ¡Caramba, qué grandioso fue mi padre! Y pensar que nunca le manifesté lo orgulloso que me sentía de haber sido hijo suyo. ¡Vaya, ojalá se encuentre en un plano superior, en otro lejano planeta más evolucionado!        

   Pues bien, dándole mente a cuanto había visto en ‘Playa de Muertos’, a veces le preguntaba a mi hermano Chichí, testigo fiel, de mayor edad, con más raciocinio emocional, serio, inteligente y resuelto, acerca de aquel Ovni que observamos por la indicada playa. Pero a él no le gustaba conversar sobre aquello. Por lo regular me decía que realmente cuanto contemplamos fue realidad, una gran verdad, pero que era mucho mejor dejarlo así, sin conversar con nadie de tal asunto. 

    --La gente podría tacharnos de dementes, de ver cosas absurdas. Así que trata de olvidarte de eso, no nos conviene. Mira, la Compañía Naviera para la cual trabajo podría despedirme. Es que así es la vida. Deja eso quieto, pues a nada se llega --me aconsejaba.    

   Aunque sabía que tenía razón, la pasión por los Ovnis entró en mí, leyendo diversas obras, tanto a favor como en contra. Es que en distintas ocasiones yo vi esos aparatos, pero no tan cerca como en ‘Playa de Muertos’. Los contemplé en noche solitaria en las montañas, no lejos del pueblo de Cotuí, laborando en la Mina de Oro de la Rosario Dominicana. Sin embargo, no tenía  testigo y cuando no se tiene, uno llega a creer que se trata de un espejismo, de alguna ilusión óptica. Pero en aquella empresa minera yo avisté en una madrugada a un raro aparato encima de los generadores de electricidad, yéndose la energía en toda la planta, apagándose todo. Lo miré entre chispas, como cargándose, volviendo todo a funcionar cuando el objeto se alejó en forma de nube. Aquí en Macorís, delante del Malecón, un compañero al que tengo tiempo no veo, vimos durante una mañana a dos extrañas naves, una entrando al mar y la otra saliendo. No pongo su nombre porque no poseo su consentimiento. Empero, en el mismo Parque Duarte, un domingo en la mañana, a eso de las diez y pico, varias personas observamos en lo alto, detenido un rato, a un raro objeto circular hacia el suroeste. Su figura trajo varias conjeturas, hasta que repentinamente se alejó a enorme velocidad. Eso aconteció, hallándome con Rafael Daguendó Carbuccia (‘Capi’), pintor-violinista, hombre de vasta experiencia, culto, quien con seguridad podría testimoniar sobre el mismo.                       

   Con  bastante  seguridad  que yo podría informar acerca de diversos acontecimientos de Ovnis en Macorís, pero no es el motivo de este trabajo. Sólo puedo decir que esos aparatos son una realidad, existen, posiblemente nos visitan desde hace miles de años. ¿Será real la creencia de que vienen a la Tierra en alguna misión?

  Por tanto, algo grande se está preparando. Se percibe en el ambiente. Esos seres son los creadores de distintas religiones existentes en nuestro planeta, devociones que han fracasado por lograr la paz entre la humanidad. Cada vez somos más perversos y crueles. Esto lo escribo a sabiendas de que ciertos sujetos me odiaran con más vehemencia, ansiando conducirme a una forma de ostracismo.                  

 Mas, para terminar, ¿qué les puedo decir a esos fanáticos? Bueno, que no pueden detener la rueda histórica, evolutiva, en cuanto al desarrollo humano. Es por eso que esos obtusos individuos quedarán atrás, hasta extinguirse como diminuta luz en el horizonte. Eso sí: les puedo manifestar que Albert Einstein, un genio de la Física, comentó: “Si miran el firmamento estrellado en noche clara, verán una inmensa cantidad de estrellas. Alrededor de éstas existen numerosos mundos habitados, algunos altamente evolucionados”.     

 bernotberrym@hotmail.com


19/09/2013 10:13 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

A DON JUAN BOSCH


 

 Por Bernot Berry Martínez  (bloguero) 

 

 

Don Juan Bosch

 

Mañana, 25-9-’13, se cumplirán 50 años de que Ud. fue quitado de la presidencia que el humilde pueblo dominicano lo puso para dirigir el Estado por cuatro años en aquellas límpidas elecciones celebradas en diciembre de 1962. 

Vaya profesor, aún recuerdo con orgullo aquel apretón de manos que nos dio a cada uno de los jóvenes que estábamos en el parque Colón de nuestra capital, acompañado por esa sincera sonrisa suya que nunca se ha ido de nuestra mente. 

¡Cuánta fraternidad y amor a su gente poseía! Puedo asegurar que jamás me he encontrado con un hombre con tanta ternura. Sus azules ojos reflejaban toda su interioridad. 

Bien sé que su distinguida Constitución de 1963 ha sido la mejor que hemos podido elaborar. Y sin embargo, la misma fue lanzada en lo más profundo del Mar Caribe y jamás nadie se ha atrevido a sacarla de allí, ni siquiera esos arrogantes discípulos suyos que varios se hallan podridos en dinero. Es esa una especie de traición a su memoria histórica y a los miles de ciudadanos que por ella combatieron, murieron, quedaron heridos, muchos sin piernas ni brazos, todavía traumatizados por cuanto después aconteció en los gobiernos de los 12 años.  

Soy uno de ésos que aún no se reponen de los tantos fracasos por los cuales la República ha navegado en esos océanos tempestuosos por seres crueles, siniestros, malignos, asesinos, negociantes de la política.  

Usted ha sido el único presidente dominicano que bajó del poder más pobre que como subió. Fue un real político que ansió y trabajó para bien de sus gobernados.  

Ese Golpe de Estado del 25 de septiembre de 1963 es la causa de cómo estamos 50 años después. Y tal vez jamás saldremos de esta lamentable situación caótica de libertinaje, de politiqueros que en pocos meses son millonarios.  

Lo suyo ha ido quedándose lentamente atrás. Usted es un punto en el espacio que podría irse extinguiendo en el transcurso del tiempo, a medida que vayan falleciendo quienes vivieron en su buen gobierno. Las generaciones jóvenes no lo recordarán, como tampoco a Duarte y Luperón. Es que sus mentes se encuentran vacías, llenas de ilusiones por obtener dinero fácil como sea. Es que son los intelectualoides que hoy nos dominan, apoyados por una jauría de tarados por todo el país.   

Querido don Juan, enorme escritor, decente y buen político, le brindo mi mano que una vez estrechó con franqueza, respetando la alta dimensión en que se halle.  

Gracias profesor por haberle conocido y de leer sus excelentes textos, llenos de inmensa prosa y sabiduría.  

¡Fue usted un bello clavel brillando en medio de la nada! 

¡LOS OPORTUNISTAS BRILLAN A SUS ANCHAS!


24/09/2013 11:09 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris