Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2013.

NI UN PESO A LOS PARTIDOS

                          

Por Bernot Berry Martínez   (bloguero)

 

Es un absurdo tremendo, abominable, que una nación pobrísima como es Dominicana, tenga la Junta Central Electoral que darle miles de millones de pesos a unos vagos llamados políticos para ellos poder cumplir con sus actividades proselitistas (mejor dicho: engañar a los tontos, a los componentes del famoso y enorme ‘Club de los Pendejos’).

Cierto, parece que el dominicano se está cansando de mantener a unos parásitos cuales son los arrogantes políticos, unos sinvergüenzas que viven del cuento en numerosas organizaciones politiqueras, grandes y diminutas.

Eso no puede continuar así. Ya basta de tantas engañifas por parte de unos charlatanes que viven como príncipes (derechistas 0 “izquierdistas”), todos viviendo, sin dar un golpe, a costa de los numerosos impuestos que paga el pueblo, clase media o baja.        

Y el dominicano, por tanto tiempo engañado, van aprendiendo que eso de que la JCE les otorgue miles de millones de pesos a tales chupa sangre de cuanto pagan en impuestos, les está ofreciendo la oportunidad de casarse con la gloria, ya que en una reciente encuesta cuestionaba sobre si los ciudadanos consideraban que estaba bien o mal que la JCE les diera dinero a los partidos para sus actividades, el 92% consideró que no, que eso estaba muy mal, y solamente un 8% estuvo de acuerdo. Esto demuestra que el pueblo está despertando de la oscuridad en que los pastores, curas y políticos aún los mantienen.

A esos charlatanes, a todos esos vividores-ladrones, hay que agarrarlos y darles una pela que se meen por tramposos.   

Dominicanos, hay esperanza en lontananza. Lo único que deben realizar es una pequeña Revolución Francesa que eliminen a los bandidos politiqueros que por muchos años han vivido de ustedes. No voten por nadie, no vayas a ningún mitin, no anden haciéndoles promoción, no permitan que continúen riéndose de ustedes.

¡EL EJEMPLO A SEGUIR ES DUARTE Y LUPERON!   

       

01/10/2013 10:17 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

'ESA RIDICULA CORBATA'

 

 

  Por: Bernot Berry Martínez    (bloguero)

 

    La gran realidad es que cada vez más la corbata, sin importar marca y color, ha ido cayendo en una extrañeza espantosa. Las personas que se la ponen se ven ahora raras, atrasadas, en estos nuevos tiempos del Siglo XXI. Esta época lo está cambiando todo. Es un rápido transformador del anterior.

    Ya la corbata pertenece al pasado. Por eso cada vez más esa prenda se está usando menos. La misma molesta bastante en el gaznate, dando la impresión de que una serpiente se halla pegada al cuello, mordiéndolo. Y no estamos bromeando. Es que la realidad le ha ido ganando la delantera a la ficción. ¿Para qué sirve la corbata? Oh, para quien se la ponga pase ahora por ridículo. Ella pertenece a tiempos idos. Tal vez vuelva a ponerse de moda años después, pues las cosas se repiten. Todo cambia, y en esta ocasión a pasos agigantados. La electrónica está llevando a las personas con demasiada prontitud, quedándose regularmente rezagadas.      

    Si el lector se pone con seriedad a ver a nuestros importantes hombres de hoy, los ‘denominados triunfadores del momento’ (empresarios, artistas, etc.) observará que muy pocos usan ya a la serpiente mordiente, notando que la mayoría se hallan vestidos de manera sencilla, sin esa odiosa prenda prendida a sus gargantas. Y se perciben elegantes, no así los corbateros, los cuales dan  la impresión de espantapájaros. ¿Y por qué se ven bien? Bueno, es debido a que no poseen dicha prenda, la que va directo hacia el museo de la moda. Ya ella tiene una parte dentro del recinto histórico, el nudo, y la otra fuera, como tratando inútilmente de sobrevivir, algo imposible porque todo goza de su tiempo, y a la misma le llegó el suyo, cumplió la misión para la cual la crearon, esencialmente con más rapidez en los países tropicales, con calor espantoso.      

    ¡Vaya, vaya, qué risibles se contemplan esos funcionarios del gobierno y los legisladores de ambas Cámaras con sus corbatas de variadas tonalidades Muchos son tan arrogantes que hay que cogerles pena. ¡Realmente parecen ‘pariguayos’!

    Sus mujeres son las primeras que se burlan de ellos, y las otras lo hacen a carcajadas. Mientras sus esposas se visten casi desnudas, exhibiendo sus enormes senos siliconados, con unos vestiditos tan cortos que se les notan sus diminutos taparrabos, éstas ponen a sus ‘hombres’ como modelos de vitrina parisina. ¡Qué ronca barbaridad! Y eso que privan en leones, tigres, leopardos, etc. Empero, no son más que corderitos trajeados a la antigua. Hacen cuanto les ordenan las ‘mandamás’.  

 

08/10/2013 09:54 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


'SOY COMO SOY'

                                          

Por Bernot Berry Martínez   (bloguero)

 

Soy un batallador de la palabra escrita aunque a muchos sujetos no les guste lo que hago.

¿Cuándo aprenderán a respetar la opinión ajena? Usted tiene el derecho de disentir de la misma pero no a insultar, injuriar, calumniar a quienes escriban lo que deseen. Es un derecho intrínseco que nos pertenece.

Nadie puede obligarme a callar mis opiniones, al menos que sean fascistas de nuevo cuño cual se nota en el horizonte. Por eso matan al ruiseñor de la Libertad de Expresión. Ellos no toleran que vayan en su contra. Sus estrechas mentes rozan la Edad Media.

Pero soy como soy y no tolero insultos de mal gusto, y mucho menos ciertas amenazas por mi forma de relatar lo que anhelo.

Soy un rebelde que no pertenece a ninguna organización politiquera de las numerosas que imperan en Dominicana, la mayoría vividora de los impuestos que paga el pueblo.

Cada cual puede realizar cuanto le encanta, siempre respetando las buenas costumbres, los principios de la buena comunicación. Pero eso de tratar de ofender al que escribe debido a que no le agrada lo escrito, eso se encuentra en un lejano pasado muy oscuro denominado La Inquisición.

Señores de estrechas mentes, no traten de retornar al pasado. Lo que tenemos actualmente ha costado enormes sacrificios a la humanidad. Por tanto, es imposible volver atrás, al menos que las drogas nos hagan regresar al primitivismo.

Soy una criatura que pertenece al Cosmos. Absolutamente nadie puede trazarme pautas. Soy libre como el viento. No tengo amo, ni me interesa. Ningún millonario, menos el gobierno y las ONGS, me tiene en su nómina de los que venden su pluma por migajas de dinero, regularmente mal adquirido. Empero, que cada cual haga lo que le dicte su conciencia.

Mientras tanto, Soy como Soy.  


13/10/2013 11:02 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

'ESOS FUNCIONARIOS HAITIANOS'

 

 Por Bernot Berry Martínez  (bloguero)

 

Si alguien creía que nuestros peligrosos vecinos eran individuos que se llevaban bien con nosotros, ese infeliz debería meter la cabeza entre un retrete y aspirar profundamente para que el hedor le llegue al cerebro y comprenda de veras  quién es él.   

Es lastimoso decir lo anterior pero alguna persona debió salirles al frente a tales tipos que en fondo les hacen el juego a los corruptos funcionarios que estafan al pueblo de Haití en desmedro de Dominicana.

Ya basta de tanta ñoñería con esa gente. ¿Acaso no existen más naciones que ese fallido territorio que erróneamente lleva el nombre de República de Haití? Que se dejen esos corruptos funcionarios de querer cogernos de pendejos. El Pdte. Medina metió la pata al mandar una delegación negociadora para allá. A los haitianos los dominan unos mafiosos. Medina lo que debió hacer es enviarles más de 300.000 haitianos y que hagan cuanto les dé la gana. 

Ya basta de chantajes. Si los yanquis y canadienses los quieren tanto que se los lleven para sus respectivos países. Ellos poseen territorios de más y muchas riquezas. Dominicana es una nación pobre, pequeña, y casi fallida.

El haitiano le quita el trabajo al dominicano porque los empresarios los prefieren ya que son ilegales y no tienen que pagarles prestaciones ni el pago del Seguro Social. El trabajador dominicano es un tonto que no exige sus derechos.

Es un error llamar a los haitianos nuestros hermanos. Son los enemigos más grandes que poseemos. Ellos se creen los dueños de esta parte de la isla y jamás descansaran hasta lograrlo, como en efecto lo van haciendo con la ayuda de los yanquis y otras naciones sin que nada hagamos por detenerlo. ¡Qué vergüenza!  

Pero el dominicano debe preparase para defender a la nación de Duarte y Luperón. Somos gente de paz, pero listos para la guerra en caso necesario.

El Pabellón Tricolor no será manchado, aunque de nuevo vengan los gringos a joder donde nada tienen que ver.

Fuera el chantaje del racismo. Viva la Rep. Dominicana.

¡ARRIBA DUARTE Y LUPERON!

¡ABAJO LOS TRAIDORES!

¡VIVA LA PATRIA, CARAJO!

 


20/10/2013 20:05 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

ESE RAFAEL L. TRUJILLO MOLINA ('Chapita')

 

 

NOTA: Al cumplirse un nuevo aniverzario de su nacimiento el 24-10-’013.                               

Por: Bernot Berry Martínez      (Bloguero)

    

      Parientes muy cercanos a la horripilante bestia “humana” conocida por Trujillo, igualmente sus aduladores a sueldos, tienen una enorme propaganda a favor de su régimen de terror que ese bicho les ofreció a los dominicanos durante 31 años con el firme apoyo de los norteamericanos y la iglesia católica. Estos familiares y sus lisonjeros son tan criminales como lo fue Rafael Trujillo Molina. Ellos lo llevan en la sangre, en el ADN, el cual no se equivoca de acuerdo a los investigadores. 

   Trujillo mató a numerosas personas honrosas, rodeándose con la escoria de la nación: asesinos, ladrones, abusadores, terribles violadores..., poniéndolos en la policía y milicia para que aterrorizaran al pueblo. Sin embargo, el gran apoyo que obtuvo fue de esos intelectuales inescrupulosos que por amor al dinero, a vivir bien, cómodos, sin ser molestados ni irse hacia el extranjero como muchos de sus colegas. Tales intelectuales eran grandes sinvergüenzas. Estuvieron junto a él a pesar de que conocían perfectamente de que el tirano, a quien servían con gran esmero, era un terrible criminal. Es tal vez por eso que este ser detestable estuvo tantos años en el poder, abusando de los infelices (más del 80% en la pobreza extrema), quienes sobrevivían a duras penas. La gente andaba descalza, con una sola ropa y otra dominguera. Algunos teníamos unos zapatos durísimos, que usábamos para ir a la escuela, a veces a la iglesia, o los domingos a conversar con muchachas en el parque, también a escuchar música (retreta) que interpretaba la Banda Municipal.   

    Este monstruo con figura de hombre nació en San Cristóbal, Rep. Dom., el 24 de octubre 1881, muriendo asesinado por un grupo de valientes que lo ejecutaron en la noche del 30 de mayo 1961, en un complot elaborado durante bastante tiempo. Ellos aguardaron el momento preciso para hacerlo, llegándoles esa noche de su eliminación cuando se dirigía sin escolta hacia San Cristóbal a un encuentro dizque con una bella joven desconocida. Es que Trujillo fue un enfermo del sexo. Era lujurioso en extremo. Algunos estudiosos de su personalidad, principalmente sexólogos, consideran que era bisexual, y que huía de su verdadero yo abusando de pobres doncellas porque probablemente en el fondo era homosexual. Parece que las odiaba ya que cuanto más le hacía gozar era introducir el dedo para quitarle su virginidad, ya que algunas no alcanzaban la pubertad. ¿Cuál será la verdad de todo esto? Porque siempre se ha conocido de bravos soldados que en el fondo son homosexuales. Bueno, con tantas zonas desconocidas en la sexualidad es muy difícil llegar a una lógica conclusión. Hay que reconocer que uno de los Trujillo, Bienvenido, era un tremendo ‘pajaruco’, y que el Palacio Nacional estaba lleno de tales sujetos.

    Pocas fueron las bellas doncellas que lograron escapar a tan despiadado individuo cuando eran señaladas por sus informantes (mujeres maduras mayormente) en distintas partes de Dominicana, encargadas de buscarlas y llevárselas. Las jovencitas muchas veces no eran para él, sino para importantes “personalidades” de los Estados Unidos y de otras latitudes, esencialmente senadores e importantes diplomáticos. Sus padres a veces recibían cierta compensación. Mas, aquellos progenitores que no cooperaban con el brutal gobernante eran considerados como enemigos del régimen, haciéndoles la vida imposible, metiéndolos presos por cualquier cosa, pasando su familia grandes dificultades. Hasta los propios familiares de éstos se les alejaban para no caer en la misma situación. Diversas familias acomodadas se volvieron enemigas por siempre. Así de horripilante fue la tiranía que los yanquis y la iglesia católica (compuesta por una mayoría de curas pedófilos) la apoyaron, esencialmente los hipócritas jesuitas y el siniestro Opus Dei. Pero como nada dura por siempre, el dictador fue mandado a ejecutar por quienes lo pusieron, esos yanquis de doble y triple moral, utilizando a los secuaces del propio tirano, aunque siempre se ha tratado de ocultar, de dejar a los gringos fuera de la conspiración.       

    Desde muy joven, Rafael Trujillo, junto a varios de sus hermanos, se dedicó a cuanto más le complacía: el cuatrerismo, la falsificación de cheques y el hurto postal, algo con seguridad heredado de su padre, José Trujillo Valdez, un aventurero ladrón, hijo de un español canario que vino cuando la anexión de la República a España. Trujillo cayó preso en varias ocasiones. No obstante al volver a salir en libertad de nuevo retornaba a sus andadas delincuenciales. Él dirigió la terrible banda la 42, muy temida por sus violentas atrocidades.

    Su madre se llamó doña Julia Molina Chevalier, de ascendencia haitiana. Se asegura que ésta jamás le perdonaría haber ordenado la muerte de un hermano.    

    A Trujillo le encantaba que sus secuaces le llamaran ‘el jefe’. Sin embargo era mejor conocido con el mote de “Chapita”, ya que fue un gran aficionado a las medallas, poniéndoselas para que adornaran su pecho. Con ellas se sentía como el pavo pajuil. Incluso se las compraba a los ebrios oficiales gringos cuando parrandeaban. Se unió a los invasores norteamericanos que llegaron en 1916 con el propósito de poseer a Dominicana entre las sangrantes garras de su Águila Imperial, uno de sus principales símbolos, traicionando a su país, convirtiéndose en un real renegado, un desdichado mercenario. Participó con orgullo en la lucha contra los nacionalistas dominicanos que con ferocidad, patriotismo, valentía, honor y dignidad se opusieron a los interventores por varios años en las Praderas Orientales.

    El teniente Trujillo --de inmediato los yanquis le pusieron ese rango al notar su fidelidad a ellos y su odio a los nacionalistas-- y un grupo que comandaba con el sargento “Sendito” llevaron el terror a la Zona Oriental. Fue algo increíble cuanto hicieron a los humildes campesinos, los cuales perdieron sus terrenos, animales, casuchas, violaron a sus mujeres e hijas, ahorcando a muchos porque según sus confidentes --fue más criminal que los invasores-- eran familiares y cooperadores de los Guerrilleros del Este, única región de Dominicana en donde se alzó con sobriedad la tricolor Bandera Nacional. La cantidad de propiedad ajena que robó Trujillo fue tremenda. Se afirma que las vendió a los empresarios azucareros y ganaderos de la región.

    Realmente a Rafael L. Trujillo Molina solamente se le puede comparar a Pedro Santana, otro enorme traidor a la Patria y asesino, quien vendió el Proyecto Republicano ideado por Duarte y Los Trinitarios a los españoles por un título dizque de la nobleza, creado especialmente para él: “marqués de las carreras”. ¡Qué charlatán!

    Los corajudos combatientes del Este, los guerrilleros (“gavilleros” los denominaban esos traidores y “·bandids” los gringos), pelearon por el decoro de la nacionalidad dominicana. Pero ningún gobierno aún los recuerda, ni siquiera con una diminuta tarja por el Seibo, lugar por donde más se combatió. El servilismo de estos politiqueros hacia los norteamericanos es fabuloso. Parece que lo hacen  con la finalidad de que esa rebeldía se pierda en el tiempo, principalmente entre los jóvenes. Esa es la ingratitud de los “políticos”, ya que no les conviene esa ejemplar manera de actuar como lo hicieron aquellos nacionalistas. Y ningún senador o diputado dominicano, que conozca, ha realizado mención de esos luchadores contra los intervencionistas y sus mercenarios. No lo efectúan ni por demagogia. Porque en honor a la verdad en Dominicana existen demasiados ‘trujillitos’. Sólo hay que darles un carguito para que de inmediato comiencen a robar del erario público. Se los contempla subir hacia una elevada posición en el gobierno de turno con viejos zapatos, trajes prestados, y al poco tiempo poseen lujosas viviendas, ropa carísima, sus hijos en colegios privados, con queridas, pistolas al cinto, arrogantes, sus esposas cargadas de finas prendas, etc. Y son de todos los partidos que lo hacen después de Trujillo, exceptuando el del gran escritor, literato y político don Juan Bosch, el cual por decente y honesto apenas duró casi siete meses, luego de ganar unas elecciones con el mayor porcentaje en la historia dominicana.

    “Chapita” mantuvo un grupo de informantes (Servicio de Inteligencia Militar, SIM) que se encargaban de llevar el horror entre el pueblo, básicamente contra los clandestinos disidentes de la dominante autocracia. Los asesinaban de forma espantosa, pero antes los torturaban con ferocidad. Una de sus principales torturas era sacarles ojos, cortarles los dedos, uñas, como también extraerles dientes y muelas. Pero todo esto lo efectuaban regularmente con personas sin apellidos sonoros, sin tener a alguien que hablara por ellos. En cambio, si lo tenía, con regularidad el dictador los perdonaba, teniendo que hacer una misiva pública dándole las gracias al magnánimo benefactor de la Patria, siempre con la consigna “Dios en el cielo y Trujillo en la Tierra”.

    Esas torturas del SIM lo efectuaban contra cualquier persona, sin importar sexo ni edad. A la Licda. en Educación y primera médica dominicana --nació por Higüey, criándose en Macorís-- que estudió con enormes sacrificios, especializándose en Francia, la siempre admirada y ejemplar maestra, Dra. Evangelina Rodríguez Perozo. Es considerada una de las mujeres más ejemplares de la Rep. Dom., pero  fue ‘chivateada’ de contribuir con aquellas huelgas azucareras en Macorís y La Romana que dirigió el Partido Socialista Popular, PSP, y que hicieron temblar al régimen. Teniendo la galena 68 años fue torturada desnuda por varios días, colgada como una cerda, violada varias veces por soldados, soltándola unos días después sin ropa por un camino vecinal de Hato Mayor con la finalidad de que falleciera. Todo eso se narra en la novela “Una flor para Evangelina Rodríguez”, de nuestra autoría, y que la puse en mi blog de manera gratuita, aunque fue publicada (600 ejemplares con grandes sacrificios, teniendo que regalar la mayoría de los ejemplares para que no se perdieran). Esta gran mujer la tienen olvidada –similar a los guerrilleros del Este-- todo porque estuvo en contra de la iglesia y los yanquis, también porque era una real socialista, no de nombre como es cierta “Internacional Socialista”, la que se encuentra dirigida por los grandes capitalistas. 

    Cierto, Evangelina Rodríguez era del Este, pobre, no capitaleña ni cibaeña, tachada de comunista, y tal vez por eso no le dan la importancia que se merece como han hecho con otras damas dominicanas. Pero ella vive, su memoria no perecerá aunque así lo anhelan los curas.    

    Trujillo se casó varias veces. Primero con Aminta Ledesma. De ese matrimonio nació Flor de Oro, la que sería esposa del playboy Porfirio Rubirosa. Luego lo haría con Bienvenida Ricardo, Sra. de Monte Cristi, dejándola para matrimoniarse con María Martínez, con la cual tuvo tres hijos: Ranfis, Angelita y Rahdamés. Se dice que el primero no nació del matrimonio, debiendo Trujillo (aún estaba casado con bienvenida) casarla con un cubano llamado Rafael Dominici, su amante, esto para guardar las apariencias. Empero, todo esto le trajo al vasco Jesús de Galindez porque escribió un libro en el cual decía que Ranfis no era hijo de Trujillo. Esto incomodó tanto al dictador que lo trajeron secuestrado desde Nueva York, endrogado, y despertara frente al tirano, quien le hizo comer las páginas de su obra para después darle un disparo en la cabeza. No se conoce con certeza cuánto hijos dejó Trujillo regados por el país. Se conocen a los de sus matrimonios, también los de sus amantes favoritas (Lina Lovatón y Elsa Bermúdez), aunque dicen que no tuvo con Norma ¿Meinardo? y Mony Sánchez.   

     Trujillo ascendió de manera meteórica en la milicia. En diez años llegó a ser general. Y poco después fue Presidente. Obtuvo el rango de generalísimo, igual a Franco, dos neofascistas que no se podría asegurar quién fue más terrible de los dos, pues si se lanzaba una moneda de seguro caería parada.      

    Este país estaba tan relajado por los Trujillo, que a Héctor (Negro) lo hicieron Generalísimo en 1959. Además pusieron a Ranfis como general conjunto del ejército, marina y aviación, llamándole por abajo con el mote de “El Pato”.                                                                           

    La fortuna de los Trujillo nunca ha sido averiguada con exactitud, pero se la consideraba una de la más grande en aquel entonces. En otras palabras, su fortuna era una de la más grande en el mundo, mientras el pueblo se moría de necesidad.    

                                        

26/10/2013 10:56 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris