Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2013.

¿ACASO FUE MISTERIO O SIEMPRE SE HA CUMPLIDO?

 

Por: Bernot Berry Martínez    (bloguero)

 

   Aseguraba  el brillante escritor colombiano J. M. Vargas Vila, aún "excomulgado" por la denominada Iglesia Católica, una institución con muchos pedófilos y homosexuales pero también con excelentes curas, que el pueblo -- esa mayoría hambrienta e inculta-- son extraños en su comportamiento con la sociedad, pues hoy aplauden hasta el cansancio a su tirano y mañana arrastran el cadáver del déspota por la plazoleta principal de la ciudad, ebrios, con continuas patadas por todo el cuerpo.     

    Esta aseveración de Vargas Vila se comprueba en numerosos episodios de la historia de la humanidad. Con referencia a la misma, si algo siempre ha llamado la atención de los intelectuales no dogmáticos es aquel día en que el Maestro Jesús llegó a Jerusalén y los hebreos lo recibieron de manera estruendosa: sacudiendo palmas, aplausos, cánticos, vítores al tan aguardado Mesías. No obstante, unos días después, no más de tres, gran parte de ellos estaban pidiendo al gobernador militar romano, Poncio Pilatos, que lo ajusticiara en la cruz por blasfemar contra su religión. Esa forma de matar era sumamente cruel, y se practicaba desde muchísimo tiempo atrás contra malísimos asesinos, traidores a la nación o al gobernante de turno, uno supuestamente puesto por alguno de los diversos dioses que los humanos han inventado, esencialmente esos vividores hechiceros, sacerdotes, vagos sumamente astutos que siempre han vivido de fábulas hasta el presente, poseedores de inmenso poder entre el ignorante pueblo y los hipócritas politiqueros (¿se han fijado lo bien que viven los curas y los nuevos fariseos, mejores conocidos por pastores?).

    Desde luego que estas contradicciones las han arreglado bien los vividores de la religión cristiana. Es muy fácil decir que "todo estaba escrito en la Biblia", un libro lleno de contradicciones. Pero lo principal es confundir a los tontos. Y usted los oye repitiendo como loros todos estos disparates acerca del pobre Jesús. Los intelectuales de fuste afirman que Poncio Pilatos, militar de carrera, el cual sabía bien por sus chivatos o calieses que Jesús, aunque estaba en contra del imperio romano en Palestina, era un pacifista, no pensaba en guerra ni en nada de eso. Por tanto, Pilatos deseaba eliminar a Barrabás que era uno de los principales jefes de guerrilla que había matado a muchos de sus soldados. Y aunque quería soltar a Jesús después de azotarlo, los sacerdotes judíos no se lo permitieron, chantajeándolo con mandar una comisión donde el César para informarle que él estaba soltando a los enemigos de Roma. Entonces Pilatos, que no estaba bien con el César, percibiendo que se encontraba entre la espada y la pared, se vio obligado a preguntarle al gentío (era una costumbre judía) sobre a cuál debería de soltar, a Jesús, un pobre loco que se decía ser el Salvador del pueblo hebreo o a Barrabás, un perverso hombre, ladrón de caminos, tremendo asesino, etc. Y la muchedumbre, dominada por los poderosos sacerdotes judíos y a quienes les convenía que soltara a Barrabás para que continuara con la lucha que ellos apoyaban discretamente, gritaron a todo pulmón que soltaran a Barrabás. Y Pilatos, no viendo otra forma de salvar al pobre de Jesús, delante de todos se lavó sus manos por la sangre de tan gran inocente.  

 

03/08/2013 11:05 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

ESTOS POLITICOS NUESTROS

 

Por Bernot Berry Martínez (bloguero)

 

Todos los que conocemos un poco de nuestra política vernácula sabemos que los políticos son unos hipócritas, egoístas, ególatras, actores, simuladores…, que saludan con bastante afán a la gente, principalmente si hay periodistas, fotógrafos o camarógrafos por el contorno en que se encuentran (a veces mandados por ellos, pues no es secreto que algunos comunicadores y dueños de programas reciban buenos regalos (dinero, autos, casas, dependiendo de su importancia en el medio que están).

Cierto, nada como la astucia que poseen nuestros políticos para engatusar al humilde pueblo busca vida, quienes se matan por estos ricos individuos por la mitad de un salami y una botella de ron. Es algo increíble, pero es inmensa verdad. Y hasta existen muchísimas personas que admiran tanto a ciertos políticos (sin importar organización) que llegan al extremo de defenderlo en el mismo fin del mundo. Es imposible de definir la actuación de la mayoría del pueblo por tanto fanatismo. Y con cierta regularidad se matan o despedazan su propia vivienda en la cual funciona el partido en que militan. Es una real locura. Y lo realizan en nombre de la llamada democracia.

¡Cuántos bandidos, esencialmente los dirigentes de cuello blanco, varios muy ricos en dinero robado al fisco, pero también en maldades!

Nuestros engatusadores políticos efectúan cuanto es posible por defender su integridad física y moral, ya que tienen una fortuna para mantenerse en la palestra pública. ¿Verdad que no se ve con frecuencia que maten a uno de nuestros políticos, eh? Esto se puede dar en caso del narco o los yanquis, pues esta gente no juega en defensa de sus intereses.

Todo el que tenga dos dedos de frente conoce bien que Miguel Vargas Maldonado, hombre decente, educado y millonario de cuna, perdió la última convención en la elección del candidato presidencial del PRD a consecuencia de cerca de 300 mil peledeístas y reformistas que votaron por el sujeto brutal de Gurabo, porque Leonel Fernández (que sabe más que el diablo) ordenó en lo interno de ambos partidos, PLD y PRSC, que votaran de esa manera, con el objetivo de que el tipo de Gurabo ganara, pues era mucho más fácil ganarle a ese individuo que a Miguel Vargas. Y así sucedió. Esa fue una tremenda astucia jugada por Leonel. Y en efecto éste se salió con la suya: el de Gurabo perdió por pocos puntos, pero perdió. ¿Se imaginan si el candidato hubiera sido Miguel Vargas? Desde luego que otro gallo estuviera cantando en el Palacio Nacional. Y el de Gurabo y su comitiva de dinosaurios afirman que Leonel le robó las elecciones supuestamente ganadas por él cuando fue Fernández que lo sacó candidato.

Es que no hay un ápice de vergüenza?

¿Hasta cuándo seguirá siendo engañado y estafado, Miguel Vargas? Se asegura que los tropezones hacen levantar los pies. Veremos.

Mientras tanto: ¡Que viva la Pepa!


07/08/2013 10:32 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


'EL HOMBRE DE LAS OCHO' (Relato)

Por: Bernot Berry Martínez (bloguero)
Sucedió en ese tiempo que con regularidad un grupo de jóvenes nos reuníamos por la noche, más o menos de siete a diez y media, a jugar ’Dominó’ y ’Tablero’ delante de una vivienda de un servicial y jovial señor.
En tales juegos, aparte de las inevitables pequeñas discusiones originadas entre quienes perdían, el grupo se llevaba bien y nos ayudábamos en los problemas de la vida.
Claro, había una condición impuesta por la señora del amigo para reunirnos allí. Era la prohibición total de ingerir bebidas alcohólicas y que no gritáramos palabrotas. Todo eso lo cumplíamos casi de manera cabal, esencialmente lo relacionado al alcohol.
Las noches pasaban. Nosotros jugábamos a la vez que enfrentábamos con estoicismo la dura lucha por nuestra existencia. Entonces fue que una noche, a eso de las ocho, súbitamente se apareció por el lugar un hombre fornido, de unos 35 años, tez colorada, para nosotros un desconocido total, el cual con lentitud, sin saludarnos, se acercó y en silencio se puso a contemplar con interés a los dos compañeros que en ese instante se enfrentaban en el ’Tablero’. Quienes aguardábamos sentados en un banco de madera a que se levantaran los perdedores en ambos juegos para ocupar sus sitios, observamos al recién llegado con cierta cautela ya que eran tiempos dificilísimos, de aquellos terribles doce años del balaguerato (1966-1978), en los cuales el caliesaje era el pan de cada día, igualmente los allanamientos, asesinatos, desapariciones, angustias grandes en los padres. En fin, la juventud se encontraba ante una situación altamente peligrosa y depresiva.
Desconfiábamos de cualquier individuo no conocido por todos. Por eso aquel hombre nos causó una honda preocupación, sucediendo que un gran silencio se fue apoderando del lugar mientras varios de nosotros nos preguntábamos con las miradas sobre quién era ese personaje.
De inmediato nadie habló. Estuvimos callados, ojeando de cuando en vez al desconocido, el cual tampoco conversó nada mientras se mantuvo mirando las distintas ’manos’ de ’Tablero’ durante el tiempo en que nos fuimos: 10:30. En tanto caminábamos para nuestras casas lo vimos quedarse en silencio observando al dueño de la vivienda entrando sillas, mesas, bancos, (siempre lo ayudábamos, pero esa vez nos largamos pronto.) Al otro día supimos con el señor que el individuo nada le dijo. Conocimos que ni siquiera le contestó las buenas noches cuando cerraba la puerta de la morada.
La verdad fue que ese tipo nos intrigó. Algunos aconsejaron que estaban vigilándonos y que lo mejor era dejar esas reuniones por un tiempo.
Empero, otros consideraron que si lo hacíamos se podría poner peor ya que los chivatos considerarían que efectivamente en ese sitio se "conspiraba contra el gobierno".
¿Qué hacer entonces? La interrogante nos la hicimos en el patio de la casa donde vivía Manuel, un formidable jugador de ’Dominó’ y ’Tablero’, ganando siempre, sin nunca perder, un verdadero campeón, el más joven de nosotros, no más de 23 años.
Decidimos por mayoría seguir yendo y continuar con los juegos. Eso se lo hicimos saber al dueño, quien lo aceptó complacido, diciéndonos que tal vez ese individuo no era ningún calié, sino un pobre infeliz que por pura casualidad se apareció esa noche para atenuar su soledad. Afirmó además: "Vean, muchachones, es probable que jamás lo volvamos a ver", y sonrió con aquella característica suya de persona madura, con experiencia, sin malicia, sociable, trayendo tranquilidad a nuestros briosos corazones.
Y volvimos al lugar. Aunque comenzamos a jugar nos encontrábamos inquietos, atisbando hacia los lados en busca del desconocido y de otros que podrían estar acechándonos. Pero a nadie extraño vimos. Todo hallábase normal. Por eso nos fuimos calmando, adentrándonos pausadamente en nuestra principal distracción. Y cuando nos encontrábamos de lleno en esa afición sorpresivamente advertimos que a las ocho en punto el mismo hombre apareció frente a nosotros, y sin saludar, altanero, se puso esta vez a contemplar las jugadas de ’Dominó’.
Está claro que nos pusimos más intranquilos que la noche anterior. Empero, esta vez no nos quedamos callados: hablamos, reímos, atacábamos a quienes perdían, alabando a los ganadores, principalmente al campeón Manuel. No obstante, no había sinceridad en nuestros actos pues el desconocido nos tenía altamente preocupado.
El dueño de la vivienda, quizá buscando intimidarse con aquel individuo le cuestionó si vivía cerca. Ese hombre lo miró con seriedad por unos segundos. Creímos que no le respondería. Y sin embargo, con voz grave, como si hubiera salido debajo de la calle no asfaltada, dijo: "¡Vivo por ahí!".
Y nadie volvió a preguntarle nada. Y de igual modo pasaron varias noches: el tipo llegaba puntualmente a las ocho, se quedaba tranquilo mirando uno de los juegos, se iba cuando finalizábamos, retornando exactamente a la misma hora, sin importar mal tiempo ya que cuando llovía entrábamos a la morada.
Realmente ese hombre nos mantenía turbado. Él ni siquiera se sentaba, quedándose levantado en el tiempo que duraba allí. Tampoco jugaba. Solamente contemplaba con atención las fichas del ’Dominó’ y el ’Tablero’ en las movidas que hacíamos. Y de esa manera pasaron unas tres semanas.
Entonces, en una pesadumbre noche, sin nada él decir, se sentó a jugar ’Tablero’ con uno de los jóvenes a quien todos le ganábamos.
Al verlo entretenido empujando fichas, absorto en cuanto efectuaba, decidimos acercarnos para verlo en acción. La gran verdad fue que le dio una pela al amigo. Y asimismo con todos nosotros, hasta que le tocó el turno a Manuel, nuestro campeón, ganándole también con increíble facilidad.
Todos nos hallábamos muy asombrados. Y tratamos de que jugara ’Dominó’. Y él, callado como siempre, levantó el índice y señaló uno contra otro, sin frente. Y así lo hicimos. E igualmente nos venció, incluyendo a Manuel. No perdió una ’mano’. Enseguida, aquel desconocido, sin hablar una palabra, los ojos brillantes de felicidad, con tenue sonrisa se levantó, y sin despedirse, inflado por el orgullo que manifiesta el vencedor, lentamente se fue caminando. Nuestras miradas lo persiguieron hasta que lo avistamos perderse entre la sombría callejuela. Desde esa ocasión no volvimos a verlo.
Y otra cosa, sucedió que varias noches después, quizá por la frustración que se apoderó de nosotros, todos fuimos perdiendo interés por tales juegos, aconteciendo que definitivamente los dejamos y jamás hemos vuelto a practicarlos.
¡Todavía nos interrogamos sobre quién era aquel hombre de las ocho!



12/08/2013 19:26 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¡LOS ADMIRO, OBREROS INDUSTRIALES Y RURALES!

 

Por Bernot Berry Martínez   (bloguero)

 

    La inmensa verdad es que sin obreros la sociedad no existiría. Ignoro si con el paso del tiempo los nuevos inventos los eliminará. Mientras tanto, son ellos los  imprescindibles para todos, no importando profesión y clase social.

    ¡Caramba, cuántas cosas producen sus manos! Son asombrosos. Y pensar que se hallan tan explotados por esos capitalistas golpistas cuya asociación cumplió 50 años de su fundación con fines de derrumbar del poder a un hombre superior, intelectual, quien  con seguridad brilla con las estrellas, el profesor don Juan Bosch. Al quitarlo del poder esos empresarios sin honor, la Iglesia Católica y demás vividores religiosos, una generación de hombres y mujeres de alto vuelo quedó frustrada, azarándose la República tal vez por siempre.         

    Sin los obreros nos encontraríamos en una especie de laberinto, pues son ellos quienes producen cuanto la sociedad necesita. Prácticamente son los que originan la miel que sustenta a esta nación.  

    Para mí, quien ha sido obrero en varias ocasiones durante años, considero que son ellos los más grandes en toda sociedad. Los demás dependen de los mismos.

    ¡Qué grandes han sido y son las Fuerzas Productivas del mundo!  

    Insistimos que sin esta clase súper explotada no podríamos vivir. Es muy cierto que los capitalistas han tratado de minimizarla y ridiculizarla, todo para apropiarse de la plusvalía que originan para cada vez vivir con mayor lujo. Asimismo son tratados en forma asquearte por la clase dominante, además por los curas y esos terribles simuladores que se llaman pastores. Algunos médicos los tratan bien. No obstante la mayoría de los abogados los aborrecen. Es que no es fácil pasarse hasta más de ocho horas produciendo para que la sociedad subsista por un sueldito de hambre que no les alcanza para comer y reponer fuerzas para continuar produciendo, en tanto unos tremendos vagos empresarios y burócratas del gobierno (politiqueros) ganan un dineral sin hacer nada, viviendo en mansiones, sus hijos en buenos colegios, bien alimentados, etc.

    Y ahora leo que en Honduras, algo que no es nuevo en países en vías del subdesarrollo, que a las obreras de ciertas factorías las obligan a ponerse pañales para que no puedan ir al baño y produzcan más, aumentando la plusvalía. Son empresas norteamericanas y coreanas. Es una forma de explotación esclavista. 

    ¿Y quién dijo que el esclavismo terminó hace mucho? No, está vivito y coleando. Quizá peor que antes. ¿Y dónde está el supuesto Jehová, o Alá, el mujeriego de Jesús, y los numerosos dioses de las variadas religiones que los vividores dicen que vendrán a poner orden al planeta Tierra? Eso es bla, bla, bla, amigos, bla, bla, bla.     

  ¡Oh Carlos Max, sublime economista y humanista judío--alemán, sigues siendo el Padre de la Clase Obrera!  Este inmenso intelectual, que los capitalistas ingleses hicieron que muriera de necesidades, profetizó: “La religión es el opio de los pueblos”. ¡Y cuánta razón tuvo y tiene! 

    ¡Maldito sea el capitalismo brutal y enloquecedor!


15/08/2013 11:24 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

'AQUEL ASESINATO DE LA CALLE SANCHEZ'

 

A petición de ciertos amgos:      

                                           (Anécdota)

Por: Bernot Berry Martínez (bloguero)                                           

 

  ¿Quién asesinó, hace años, en plena intervención norteamericana, a un vendedor de sombreros, después del mediodía, sin robarle nada, dejándolo en un charco de sangre con fortísimos golpes en la cabeza, propinados tal vez con un tubo de hierro o martillo, falleciendo en el hospital San Antonio sin recobrar el conocimiento?

    Dicho crimen consternó al progresista pueblo macorisano de aquel entonces. Quedó impune: jamás descubrieron al culpable. Y si algunas personas conocieron la verdad, lo cierto fue que se la llevaron a sus tumbas, como igual sucedió con el bestial homicida          

    Empero, ¿fue ese asesinato uno de los llamados perfectos, ejecutados tan cuidadosamente que las autoridades quedaron atolondradas, sin poder hacer nada, o no quisieron decirlo por motivo ignorado?  

    ¿Qué habrá escondido tras bastidores?

     Un estudioso doctor en derecho, escrupuloso y decente, con el cual conversé años atrás para realizar y publicar este trabajo en cierta ocasión, pidiéndome no mencionar su apelativo por nada, alegó que el vendedor de sombreros era español, de 26 años, llamado ‘José Busto’. Me indicó que la sombrerería estaba en una casa de madera en la calle Sánchez, la cual fue devorada por un poderoso incendio acontecido a fines de la década del 1960.

     Cierto, yo tuve la tristeza de contemplar aquel pavoroso fuego. Recuerdo que consumió otras, como una de tres niveles en la que se hallaba la conocida librería ‘El Gallo’ de Luis Rodríguez, asimismo frente a ésta, a la morada donde estuvo el negocio del jocoso personaje Chichí Ochoa, afectando ese siniestro a Rentas Internas, institución que funcionaba en el edificio de dos pisos, de concreto armado, en el cual por muchos años vivió la familia Feris Iglesias. En la actualidad,  donde  sucedió  el  crimen, existe un inmueble de dos niveles.

     Me comunicó el profesional que el asesinato ocurrió entre 1922 ó ‘23; que un señor de origen árabe halló al ibérico casi moribundo, llevándolo con ayuda de vecinos y curiosos al mencionado hospital donde los médicos hicieron infructuosos esfuerzos por conservarle la vida. Me afirmó que poseía un folleto sobre aquel hecho titulado “El crimen de la calle Sánchez”, bien escrito, con fotografías del español herido (“pelaran su cabeza a rape y se veían horribles hoyuelos”, me señaló el abogado con lejana mirada triste), que el autor del librito era un osado periodista cuyo nombre no recordaba, y que se lo había prestado a un colega quien jamás se lo devolvió. Me indicó que la diminuta obra se vendió como pan caliente, originando diversas conjeturas, chismes, y una contienda de pasquines, ocasionando fuertes enemistades hasta el presente... 

    Particularmente a mí me gustaría leer ese librillo. Por eso he realizado diversas diligencias con tal propósito. Sin embargo no he podido conseguirlo. Quizás algunos sapientes macorisanos de aquel ayer guardaron copias, ignorándose si sus descendientes aún las tengan. A nadie he podido saber que tenga el mencionado folleto. El mismo es un misterio. A veces cavilo que lo escondieron por aprensión. Pero, ¿hasta cuándo? La mayoría de aquellas personas ya fallecieron. Es tiempo de dejarlo flotar sobre el mar de la verdad, si de veras fue publicado. Por eso la historia de Macorís (no Pedro en honor al traidor hatero seibano), siendo relativamente joven, se hace tan difícil de conocer, escribirla, ya que sin reales documentos la misma no se puede relatar, y los cronistas caen en lamentables especulaciones.       

    Un investigador de nuestra historia provinciana, Miguel .Alfonso Mendoza, me dijo que pudo averiguar que una familia  de  Macorís   había  comprado  la mayoría  de las Copias del famoso folleto para quemarlas.

    En la actualidad, a tantos años de haber acontecido tan cruel suceso, todavía hay personas que se interrogan del porqué asesinaron al simpático ciudadano español.    

    ¿Cómo habrá sucedido y por qué fue cometido? No le robaron. Sus papeles estaban en orden. Las autoridades no encontraron alteración del negocio. Entonces, como era joven, bien parecido, trotó la conjetura de que fue un crimen pasional. 

   Algo misterioso rodea a tan horripilante homicidio.

     Personas conocedoras de la lógica meditan que el asesinato fue realizado por un solo individuo de pasmosa paciencia, frío, calculador, con profundo odio al hispano. Piensan que el homicida aguardó el momento oportuno para entrar sigilosamente a la sombrerería y cometer su bárbara acción. Quizá lo encontró dormitando después del almuerzo o por el calor de la tarde. Y por eso aprovechó, rabioso, para propinarles los golpes en la cabeza, dejándolo por muerto, emprendiendo la retirada sin que tal vez nadie le observara, y si fue visto por alguien éste guardó un silencio de complicidad porque era pariente suyo o le tuvo un enorme temor por alguna amenaza del criminal. 

 

         

20/08/2013 10:48 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿HACIA DONDE NOS VAN A LLEVAR?

                                  

                                

Por Bernot Berry Martínez (bloguero)

 

    Los llamados moralistas de Norteamérica, especialmente la gente de Obama y ’religiosos’, ahora tienen una campaña contra el sexo que se vende en las calles desde que Estados Unidos era colonia inglesa, obteniendo su Independencia gracias a la gran ayuda militar y económica de Francia y sus poderosos masones, los cuales dirigieron la mayoría de las luchas libertarias de América.     

    Lo del gobierno gringo es una bola de humo para entretener a los bobos. Obama es un tremendo demagogo, gran simulador y real politiquero. En el fondo es un cobarde quien dizque no desea que sus soldados mueran en combate, pero que mata gente con sus aviones no tripulados. Es un peligroso liberal, serpiente rastrera que nadie se imagina por dónde morderá. Esos liberales son muy distintos a los conservadores, quienes tienen trazada una línea recta y no se desvían. Por eso es más fácil saber cómo trabajan ellos, ya que los liberales son unos grandes hipócritas.  .    

    El que se mete a militar profesional debe conocer que su deber es matar y morir. Es un guerrero. Y todo individuo de esta naturaleza se encuentra a sus anchas cuando está combatiendo. Es que en el mundo deber haber de todo. ¿No se han fijado cómo esos boxeadores se caen a trompadas limpias? Es porque les gusta, está en su ADN, si lo prohíben seguirá existiendo de manera oculta, como en efecto se hace actualmente en ciertos países, EUA entre éstos, todo para entretener a perversos millonarios quienes apuestan grandes sumas de dinero. Y con regularidad tales combates se efectúan a muerte, pues los asistentes son sádicos, son amantes de la sangre.  

    El denominado ser humano es un animal pensante sumamente extraño, ya que a la vez una parte es buena y la otra muy mala. Es la eterna lucha entre el bien y el mal, de donde han brotado todas las religiones desde que el hombre vivía en las cavernas.

    ¡Llevamos nuestra propia destrucción en la sangre!

    Y así son las mujeres. Algunas son emprendedoras, estudiosas, excelentes profesionales…, pero otras son unas putas del carajo. Ambas nacieron de tal manera. A veces las malas cambian, se arrepienten de cuanto han realizado, esencialmente cuando van para viejas y ya nadie las desea. Es la ley de la vida. Es que todo cambia.

    Hasta el pobre planeta Tierra, al cual vamos destruyendo más, sin tener idea de cuándo dirá "hasta aquí llegamos, carajo", y nos borre de su superficie, no podemos lograr un alto en el camino para evitar una catástrofe suya total, la que a todos nos convendría.

    Somos una escoria para su existencia y los demás astros. No sabemos a quién acudir para salvarlo de nuestra propia destrucción. ¿Habrá esperanza? Cada vez lo dudo más. Y la Tierra está dando señales peligrosas de que nos detengamos para no borrarnos de toda superficie suya. Si lo hace, si nos elimina a todos, malos y buenos, pues todos pagaremos, el mundo quedará sin flores y rosas, ni árboles, tampoco aves, ni ríos y mares, pero principalmente sin nosotros, los verdaderos culpables.

    Tengo pena por los demás seres, no por nosotros: eso lo merecemos.

    Y mientras tanto Obama y los suyos, persiguiendo a los que venden sus cuerpos por unos dólares. Hasta en eso los gais desean mandar, imponernos sus intereses, ya que todo es un plan.

 

25/08/2013 11:16 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris