Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2011.

¿Y QUIEN ES EL BASTARDO?

                             

NOTA: Advertimos a los dogmáticos cristianos que no lean este trabajo. No es para ustedes. Son dictámenes muy distintos a sus creencias. Gracias.    

 

Por: Bernot Berry Martínez       (bloguero) 

 

    Lo cierto es que la vida se halla llena de sorpresas. Y aunque a veces no queremos meternos en complejísimos laberintos, uno debe proseguir cuanto le dicte su conciencia, su modo de ser, dar opiniones aunque la mayoría de la gente no la acepte porque en el fondo tienen miedo al qué dirán y al índice acusador. Asimismo a que desde que se hallaban en el vientre de sus madres, ya estaban percibiendo sobre lo que posiblemente leerán.

    ¿Saben ustedes que el Judaísmo, la religión que dejó el gran profeta Moisés para los hebreos, conocidos como el pueblo de Yavé o Jehová, con sus leyes, mandamientos, etc., asegura que Jesús --el llamado Mesías de los cristianos--, le llamaban y aún lo hacen, “El bastardo”, porque el nombre de su progenitor no se encuentra escrito en ningún libro judío acerca de su nacimiento?

    Claro, figurará María como su madre y posiblemente el carpintero José como su padre adoptivo. Pero del progenitor natural se ignora por completo. Debido a lo anterior es que nacieron ciertas fábulas realmente fascinantes y absurdas, las cuales solamente la pueden admitir esos infelices fanáticos que no ven más allá de sus narices.

    Debemos tener en cuenta que María era una hermosa doncella ( no más de 15 años), la cual quedó embarazada sin que sus familiares supieran de quién Empero, ¿lo hizo un rico judío por dinero a sus pobres allegados, algún oficial romano o un desconocido, tal vez un pariente cercano? Lo cierto es que sobre ese embarazo se ha escrito mucho. Existen versiones que tratan de explicar ciertos maestros esotéricos que involucran hasta que el padre de Jesús fue un extraterrestre. Entonces, ¿quién fue el real progenitor del ‘Vago de Galilea’, como con frecuencia le llamaban la gente que le conocía, principalmente sus vecinos? Esa es una interrogante misteriosa, difícil de resolver. Y es por eso que con seguridad se inventaron las fábulas del ‘espíritu santo’, con la finalidad de hacerlo algo divino. De esta manera ilógica, ellos, los ‘sabios’ arreglaron La Biblia, esencialmente el nuevo testamento ya que al viejo casi lo dejaron igual. Y aunque continúan arreglándola, pensaron que los seguidores de Jesús lo aceptarían de forma correcta, pues no existen personas más tontas que los fanáticos (están idiotizados), con principalidad esos seres vacíos que ansían que algo profundo llenen sus mentes para no perder la razón. De esta manera se convierten en dogmáticos adictos a una doctrina, en nuestro caso a las muchísimas sectas ‘cristianas’ existentes en el planeta, que dicho sea hace tiempo fracasaron, o sea que el llamado cristianismo naufragó de forma estrepitosa, quedando todavía algunas en estos desgraciados países, dirigidas por curas pedófilos y ‘pastores’ vividores, varios  lavadores de dinero del narco.        

    Los parientes de la joven María, reconociendo su embarazo sin estar casada, deseaban salvarla de ser condenada a la lapidación (matada a pedradas), castigo que aún utilizan ciertos musulmanes radicales. Ellos se la llevaron al carpintero José, que viéndola tan joven y hermosa no vaciló en hacerla su esposa. Y así comenzó todo, explicado por Lucas en su evangelio. Este Lucas era médico, culto, pero no judío, escribiendo en griego de oídas. Fue amigo de aquel judío-romano, llamado Pablo, terrible perseguidor de cristianos, haciendo que la plebe matara a Esteban a pedradas y a numerosos más.        

    Jesús tuvo varios medios hermanos, hijos de José y María. Se conocen los nombres de cuatro varones. Se ignoran los nombres de las hembras porque a éstas los judíos no les daban importancia. Es una lástima que Jesús no dejara ningún libro suyo, sino que otros lo hicieran por él. Se escribieron muchos textos sobre la vida de Jesús de personas que lo conocieron en vida. Pero la mayoría de ellos, incluyendo uno atribuido a María, fueron desechados. Esos libros son conocidos como apócrifos. Los ‘sabios’ solamente se quedaron con los cuatro evangelios, los cuales dos de sus autores no conocieron a Jesús. Relataron cuanto aparece en sus textos porque así se lo contaron, añadiéndoles tal vez un poco más. Igualmente los ‘sabihondos’, para completar el nuevo evangelio les agregaron varios libros más, principalmente cartas escritas por Pablo y Pedro. 

    En esencia, si aconteció lo del espíritu santo, o sea que Jehová se convirtió en hombre para penetrar su pene entre la vagina de María y preñarla para tener a Jesús el salvador de la humanidad, entonces estamos ante un acto de fornicación, debido a que ambos no estaban casados. En otras palabras Jehová mismo pecó al violar uno de sus 10 mandamientos. Desde luego, los mandamientos que aparecen en las computadoras, en el internet, no son iguales a las Biblias de antes. Los arreglaron a su manera. Es que los curas no desean que se sepa la verdad, sino mantener a la juventud en la total ignorancia.  

    Pero se equivocan. Cada día los pueblos marchan hacia la verdad que es luz más poderosa y brillante que la del sol.    

              

03/09/2011 19:29 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿SE DERRUMBA EL REGIMEN FIDELISTA?

        

Por: Bernot Berry Martínez        (bloguero) 

 

    ¿Qué acontecerá en Cuba cuando el gran revolucionario Fidel Castro muera? De seguro que muchos se lanzarán en poco tiempo a las calles pidiendo una ansiada democracia no disfrutada por los jóvenes actuales. Los ancianos de ahora, que envejecieron con el régimen, de seguro que los observarán asombrados, quedándose quietos porque los años no pasan en vano.

    Todo cuanto existe es por un tiempo. Nada permanece estático. De igual modo en que envejecemos, de igual modo sucede con las sociedades, mientras la nave Tierra se adentra en el desconocido espacio cósmico. Eso pasa con los gobiernos y las nuevas generaciones. Estos jóvenes cubanos que crecieron oyendo los largos discursos de Fidel, la Sierra Maestra, el Granma, el ‘Che’ Guevara, Raúl, Cienfuegos, Bahía de Cochinos, el imperio yanqui, la Crisis de los Cohetes, etc., están cansados de todo eso y quieren sus propias cosas. Ya no desean escuchar historias de viejos. Esto que informo aquí lo escuché de varios de ellos cuando estuve en Cuba, en tiempo en que Fidel dominaba con puño de acero la llamada ‘Cuba, la Isla Fascinante’, libro escrito por don Juan Bosch.          

    Empero, todo envejece a medida que el planeta sigue dando tumbos por el espacio. Es algo imposible: ningún gobierno puede durar para siempre aunque se utilice mano dura contra quienes se oponen al cambio. Es Ley Natural. Nadie puede luchar y ganar contra lo indicado. Y debido a tal consecuencia lo tenemos que aceptar a regañadientes o fallecer combatiendo contra algo que ya no vuelve atrás. Es la enorme rueda de los acontecimientos, de la historia.   

    De manera constante el mundo evoluciona. A veces no lo entendemos. Incluso nos enojamos con ciertas actitudes de los jóvenes, no obstante no podemos luchar contra imaginarios molinos de vientos. Tenemos que aceptar los nuevos tiempos por dolorosos que sean. ¿Acaso olvidamos cuando fuimos jóvenes? Entonces los ancianos no nos comprendían, diciendo pestes por nuestras posiciones. Así ha sido la vida desde que el hombre comenzó sus andanzas por la Tierra, a veces con lentitud y en otras rápidamente. El destino de la humanidad es cambiar constantemente.  

    Eso es cuanto se halla sucediendo en Cuba actualmente. Lo lastimoso es que los oportunistas curas, con sus pedófilos y homosexuales, y con mucha seguridad con sus hipócritas ‘hermanos separados’, esos denominados ‘pastores’, con sinvergüenzas lavando dinero del narco cual acontece en muchos países, aprovecharán tan delicada situación.   

    La isla de Cuba, larga y estrella, no lejos de Norteamérica, es ideal para trasladar cientos de toneladas de variados narcóticos. Podría convertirse en el paraíso para los narcotraficantes.

    Corre un fuerte runrún por toda Cuba de que Fidel se halla en estado de coma. Otros afirman que ya murió. Todo esto hace que los ancianos dirigentes se intranquilicen. Ya no saben qué hacer. Acarrean a las ‘Damas de Blanco’, las detienen, luego las sueltan. La ausente valentía está llegando entre los jóvenes, y algunos se atreven a fajarse con los calieses. Es una nación con miles de chivatos haraganes. Los jóvenes les gritan fuertes epítetos. Estos policías ‘secretos’, anteriormente muy queridos, ahora los van odiando mucho. En caso de que el régimen caiga, algo inevitable, a los chivatos les caerán a ‘cadenazos’, algo que se efectuó en Dominicana al caer la tiranía trujillista.  

    Hasta la idolatría de una tal ‘virgen del cobre’ ha recorrido ciertas calles de La Habana. La iglesia católica, hipócrita y falangista como siempre, está poniendo todo su empeño en derrumbar el régimen de Raúl, un hombre que los años le pusieron débil, un simpático gatito.

  Cuba es una nación con demasiados homosexuales, quienes se hallan llenos de odio porque antes Fidel los perseguía, humillaba, atropellaba, los ponía a realizar fuertes trabajos. Y miren cómo son las cosas. Una hija de Raúl pertenece a ese grupo, dirigiéndolos, dando charlas por todas partes, incluso en Dominicana.   

    Veremos lo que acontecerá en Cuba. 


09/09/2011 10:24 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


'ESA RARA OBSESION SEXUAL'

 

NOTA: Este relato pertenece a nuestro libro de narraciones "En ese doblar de campanas (Extraños Relatos)". 

 

Por: Bernot Berry Martínez   (bloguero)     

 

    Mientras la mujer conducía su carrito gris hacia el sitio del encuentro, no se interrogaba del porqué lo hacía. Es que le gustaba realizarlo, sólo eso. Le deleitaba bastante hacer el amor carnal en aquellos 20 minutos con ese extrañísimo hombre, prácticamente mudo, con intenso olor a ajonjolí, de hipnóticos ojos rojizos, piel calientísima, suavísimas manos, y quien llegaba al máximo placer cuando ella finalizaba el suyo emitiendo un agradable sonido que le recordaba al viento atravesando un pinar, semejante a la película aquella “La amante del teniente francés”, la que varias veces había visto.     

    Cierto, sonrió memorizando algunas escenas de aquel filme al continuar rumbo a la casita de madera, la del portoncito azul, aislada del pueblo, rodeada de árboles, extravagante, en la cual con seguridad se hallaba él esperándola tendido en la camita con delgada colchoneta, su torso desnudo, arropado de la cintura hacia abajo, sus brazos abiertos, las temidas pupilas fijas en el tejado de cinc. 

    Ansió llegar. Deseaba tanto estar con él. Eran solamente 20 minutos que el destino le obsequiaba para no morirse de aburrimiento. Por eso apretó el acelerador pues ya faltaban pocos minutos para la diez, hora de la cita cada tres días desde ese grisáceo matutino domingo, de tenue llovizna, en el cual iba paseando y casualmente (¿?) cruzó por el lugar en donde estaba la morada que consideraba hechizada, viendo al sujeto debajo de la lluvia, sin camisa, pegado al portón, los brazos cruzados sobre su fuerte pecho, intuyendo por su mirada que la deseaba como amante, que quería hacerle el amor un momentico, un ratito de sus vidas para que ambos pudieran aliviar el pesado lastre que llevaban encima. En aquel instante se sintió embrujada. No pudo dominarse, mucho menos controlar sus instintos emocionales. Y llevándose por una pasión indescriptible que arropaba todo su cuerpo, bajó del carrito y se fue con él hacia el interior de la vivienda, sin hablar absolutamente nada. Se dirigieron tomados de las manos directamente al dormitorio, pasando ahí, encima de la camita, veinte minutos gozosos, realmente envidiable para cualquier fémina de su posición social. Y desde entonces se encontraba muy feliz, y aunque a veces no deseaba ir a ese sitio encantado temiendo ser descubierta, tratando de evitar un mayúsculo escándalo en pueblo chismoso, siempre se llenaba de valor para cumplir con la misma, deleitándose una barbaridad en aquellos instantes aún sin tropiezo alguno. Se preguntó cuántas veces había estado con ese raro individuo. No lo sabía. Tal vez treinta o más, cada una de veinte minutos que efectuaban un total de... Y lanzó una alegre carcajada. De inmediato se acordó de su confidente amiga Elvira, mujer que tuvo numerosos amantes y vivía tranquila con su esposo, a la que contó su aventura, aconsejándola ésta que tuviera cuidado con ese hombre (“Eh, puede ser el diablo, dicen que huele a ajonjolí”). No obstante la ‘dama’ del carrito gris no le hizo caso, más bien se rió, ya que no creía en esas cosas, tampoco en espíritus ni en religiones.

    --Ya vendrá tiempo para eso” --se dijo, y sonrió sutilmente, poniéndose a reír cuando pensó en la posibilidad de que él pudiera ser de otro mundo, de lejano planeta.  

    El auto lo detuvo próximo al portón. Percibió la tranquilidad circundante. E igual a otras ocasiones no había personas que pudiesen verla penetrando a la casita misteriosa. Observó su rostro en el vidrio retrovisor, quedando conforme con la imagen reflejada. Miró su reloj de pulsera, notando que faltaba menos de un minuto. Y deprisa bajó de la máquina, yéndose trotando hacia el ansiado momento, llenándose de alegría al contemplarlo tirado sobre el pequeño lecho, abiertos sus brazos, mirándola con intensidad, el semblante duro, su poderoso pecho desnudo, aguardándola con calma, silencioso, la sábana cubriendo su bestial erecto falo. Precipitadamente se quitó su ancho vestido, y como no llevaba ropa interior, enseguida se unió al hombre exactamente a las diez en punto, así lo vio en su reloj mientras el individuo la sujetaba con sus suaves manos, contemplándola con sus ojos sin vida. Ella se estremeció al contacto con su piel caliente. Se besaron con locas ansias, creyendo la mujer que el aliento del macho se unía al suyo en tal vez una alianza espiritual. Percibió en forma profunda su olor a ajonjolí. Sin embargo, para nada se acordó del consejo de Elvira porque ya iba partiendo lejos, adentrándose por un tenue color rosáceo a medida que el hombre la penetrada hondamente, sintiendo que casi le rozaba su corazón, llenándola de felicidad. Volvió a sentir que cuanto tenía en su interior le sacaba parte de su alma. Y de nuevo, como en distintas ocasiones, la cama se movió para luego brincar, temblando la casita, los ojos del hombre poniéndosele rojos, dos diminutas ardientes lumbres por breve instante, para después llenarse el cuartucho de hondos suspiros que recordaban a praderas arboladas, el sonido del viento aullando, todo el Universo embelesado ante tan tremendo acto sexual. 

    Y se cumplieron los veinte minutos. Ella se levantó con calma. Como siempre, le ardía el canal vaginal, igualmente sentía caliente toda su piel. Pero se puso la vestimenta con rapidez, en silencio, sin ninguno conversar. Caminó hacia la salida. Desde el umbral le lanzó un vistazo al personaje tendido en el lecho. Y éste, contemplándola con sus pupilas de fuego le mandó un mensaje telepático, conocido solamente por ambos (“Dentro de tres días nos vemos, diez en punto, no faltes”). Y ella, semejante a complacida felina, gozosa al recibirlo, ligeramente sonrió, y con movimientos afirmativos de su cabeza le informó que sí, que estaría nuevamente ahí dentro de tres días, diez en punto, hora crucial para su feliz existencia.   

 

 

13/09/2011 20:15 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¿Y QUE LE PASA AL NEW YORK TIMES CON DOMINICANA?

 

Por: Bernot Berry Martínez   (bloguero)

 

    José Martí, el Apóstol de la Libertad de Cuba, poeta, abogado, escritor, manifestó “que la palabra es para decir la verdad, no para encubrirla”. Y cuánta razón tuvo ese maestro.

    El viejo medio informativo neoyorquino parece que sufre de mala memoria (¿será su ancianidad?). Sepan que si alguien ayudó a los haitianos sin poder fue esta nación de Duarte y Luperón. Esta fallida nación está para que la socorran, la ayuden como a tantas otras. Pero Haití es un narco-estado. Ya nadie puede salvarlo. La guerra entre ellos y nosotros se encuentra a la vuelta de la esquina. ¿Por qué no lo dicen?

    Desde luego, leyendo entre líneas el artículo contra nuestra República, se nota que lo escribió un haitiano enemigo de este país, uno pagado por las ONG, esas que mantienen los Kennedy, una familia que según los entendidos hizo su gran fortuna haciendo alcohol clandestino.

    Dominicana auxilió dentro de sus posibilidades a Haití mucho más que naciones poderosas. Pero quienes viven bien, con lujosos autos, con guardaespaldas, anhelan mantenerse en la palestra pública con versiones como esa que salió en el Times, para de esta forma continuar recibiendo sus dólares. ¿No es así,  Sra. Pierret, una mujer llena de odios, resentida, que vive cual princesa haciendo denuncias contra este país, el que ha sido invadido en varias ocasiones por los haitianos y que siempre los hemos derrotados. Ahora tienen una invasión pacífica, una quinta columna para ellos usarla cuando llegue el momento de otra guerra     

    Nuestra República en estos tiempos se encuentra llena de haitianos indocumentados, algo que consideramos no debería ser, ya que para eso son las leyes de inmigración, para hacerlas cumplir. No obstante, nuestro presidente Leonel Fernández es demasiado liberal, dejando con estos ilegales estén en nuestro territorio paseando, trabajando, robando y matando. Aquí, de acuerdo a ciertos analistas, hay más de dos millones de ellos. Muchos son sidosos, tuberculosos, con el cólera, sifilíticos, etc. Se hallan atrasando mucho más a nuestro país, pues la mayoría son analfabetos, creyentes en una atrasadísima religión llamada vudú, llena de brujería y extraños ritos que numerosos dominicanos consideran satánicos. Nuestros hospitales públicos se encuentran llenos de sus mujeres embarazadas y hombres con todas clases de enfermedades, costándole un dineral al Ministerio de Salud.

    ¿Sucedería algo similar en los Estados Unidos, señores de New York Times? Vaya, ¿en dónde metieron sus lenguas, ah? Los norteamericanos no juegan con sus leyes, las hacen cumplir como sea, en cambio el Times no desea que las hagamos cumplir aunque sea a medias. Empero a veces  tratan de engañarnos. Son simuladores, principalmente Barack Husein Obama, el mulato presidente estadounidense que no pega una, un inepto en política interna y en la internacional bastante más. En el fondo es un cobarde. Se dice que le encanta estar rodeado por hermosos jóvenes de ambos sexos. ¿Esto será cierto?  

    Bueno, señores del Times, como ustedes aman tanto a los haitianos, ¿por qué no hacen un editorial para pedir que los EUA se lleven un millón de ellos para allá? Estados Unidos es un país inmenso, rico en todo. Es lo contrario de este territorio (Dominicana), el cual es muy pequeño, perdiendo terreno por el crecimiento del Lago Enriquillo y de los mares a consecuencia del derretimiento de los grandes témpanos. ¿Acaso son tan estúpidos que lo ignoran?

    Se afirma que publicaron ese ridículo artículo con el propósito de vender más ejemplares. Qué amarillos están. Son capaces de cualquier cosa con la finalidad de que se venda su medio, un periódico lleno de anuncios que nadie lee.   

    ¡Ustedes son el colmo del cinismo y el oportunismo!

 

 

17/09/2011 20:11 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris