Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2011.

'Y SIEMPRE LO DERRIBO'

20120105140802-safe-image-1-.jpg

 

 

20120105140802-safe-image-1-.jpg

      (Foto: Juan Miguel Vivenes).

Nótese las hojas verdes de un árbol lleno de vida, con raíces profundas, pero que no quisieron curar por un viejo resentimiento del Alcalde e incapacidad de sus asesores politiqueros, derechistas, más que mediocres, enemigos de la Madre Tierra.). 

 

Por: Bernot Berry Martínez   (bloguero)

 

Gracias, Sr. Alcalde, por realizar tan noble y cobarde acción de exterminar al "MAS VIEJO DE LOS MACORISANOS". Esa era, a juicio de ustedes, la forma más fácil.

¡Cuánta incapacidad, carajo!

Ha sido muy gentil de su parte derrumbar a un ícono de Macorís. Pero sepa que la Naturaleza se cobra, es la Ley de la Compensación. Y de igual forma como le hiciste al Guaraguao del parque Duarte, así mismo te sucerá a ti o a los tuyos. Qué mal Alcalde eres, Tony. Solamente en un pueblo de pendejos como es Macorís permiten sus moradores que le hagan algo así al único símbolo real que teníamos.    

Si lo hubieras hecho en San Fco. de Macorís, Tony, sus habitantes, hombres corajudos, te hubieran sacado a palos del Ayuntamiento junto con tus mediocres asesores y posiblemente los hubieran linchados. Pero vivimos en un pueblo de cocolos y árabes, de cobardes, y por eso hiciste tan terrible asesinato.

Los árboles, como los humanos, se enferman. A él lo enfermaron los meadores del parque Duarte a consecuencia de que allí no hay sanitario. Es que ni para eso tienes capacidad, Tony, ni tú y muchos menos tus asesores con sueldos de lujos, pero que nada hacen, solamente afirmando que muy pronto llegará Jesús.

¡Caramba, cuánta mediocridad existe en ese Cabildo!    

 

05/12/2011 20:05 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

PIRIS, PERIODISTA E HISTORIADOR

 

Por: Bernot Berry Martínez (bloguero)

 

                 

   Aconteció en Diciembre 15 del 2000, aproximadamente a las seis de la mañana, cuando expiró Miguel Alfonso Mendoza, mejor conocido como ‘Piris’. Falleció a consecuencia de diversas complicaciones. Tenía 67 años. Fue sepultado en la Necrópolis “San Pedro” en plena tierra, donde se pensaba levantar próximamente el Panteón de la Prensa, el cual se hizo en otro lugar más adecuado del mismo camposanto.

    ‘Piris’ y yo fuimos amigos. Hubo respeto mutuo. Con frecuencia conversábamos de cultura en general. Poseía una inmensa memoria. Fue persona polémica. Defendía sus ideas con fogosidad. Era gran amante del ecosistema. A veces se iba a los puños con cualquiera en defensa de un árbol, una culebrita, algún cangrejito, sapo, pajarito, etc. Cierto, su vocación de servicio fue muy grande. Le agradaba enseñar. A nadie ponía mala cara cuando era interrogado sobre algún tema histórico, esencialmente si se trataba de algo relacionado con Macorís, pues la historia de este pueblo le apasionaba en demasía, llegando con frecuencia hasta la xenofobia localista. Quienes convivieron con él siempre recordaremos su frase: “Nosotros no somos petro, sino macorisanos”, la cual utilizaba cuando alguien, sin importar persona ni lugar, mencionaba nuestro gentilicio.

    Fueron famosas sus “Efemérides Macorisanas” en el desaparecido semanario ‘El Este’, del siempre bien recordado periodista Napoleón Santana. Asimismo lo era su columna ‘Nuestras Calles’, que con satisfacción publicaba en ‘El Higuamo’, ese combativo medio del periodista Víctor Pérez Quiñónez. Tales trabajos debieron estar ya impresos mientras vivía Miguel Alfonso, sin embargo él era un poco descuidado en estos asuntos de publicaciones, siempre lo dejaba para después (“luego lo haré, ya tú verás”), me decía cuando le aconsejaba que publicara sus laboriosos escritos. Incluso traté de ayudarle en las correcciones, asimismo diagramarlos en computadora, mas siempre lo dejaba para después. Entonces le sorprendió la muerte, llevándoselo para su misterioso dominio laberíntico. Ojalá no suceda lo peor, y que su inmenso trabajo se pierda con el tiempo, cumpliéndose aquel popular refrán de que “nadie sabe para quien trabaja”.

    Miguel Alfonso Mendoza era duartiano. Enseñaba que Duarte es el único Padre de la Patria y que fue en el Este donde se proclamó nuestra Separación de Haití. Y lo efectuaba con vehemencia, defendiendo sus ideas en cualquier parte. Él no tenía miedo. Por su manera de ser fue salvajemente golpeado por paleros trujillistas y por la ‘banda colorá’ en el gobierno de Balaguer. Igualmente los hicieron ciertos trogloditas, dejándole profundas heridas, esencialmente emocionales, perdiendo casi la visión de un ojo. Personeros del pasado-presente, con ideas falangistas, incendiaron la vivienda donde residía en la calle Mella, quemándosele variados escritos históricos. Empero, debemos recordar que José Martí manifestó: “No tiene derecho a escribir quien no tiene el valor de defender con su vida cuanto escribe”. Y “Piris” se caracterizó por su enorme arrojo defendiendo sus notas. Y por eso fue odiado en demasía, esencialmente por su ética.

    Fue considerado el decano del periodismo de Macorís. Laboró y cooperó con diversos medios de comunicación, tanto nacionales como locales, la mayoría de las veces gratuitamente. Pienso que lo hacía por amor a la comunicación.

    Desde años se desempañaba como Asistente-Director del periódico ‘El Higuamo’.

    Su cadáver fue velado en la Funeraria San Pedro. Como era capitán Honorífico de nuestro Benemérito Cuerpo de Bomberos, en su honor fue tocado la sirena, despidiéndolo, y a eso de las 5:35 de la tarde fue conducido delante del cercano Cuartel General en donde se le rindió los honores correspondientes a su rango. Después fue llevado a la Catedral San Pedro, seguido el carro fúnebre por familiares, colegas, amistades, vehículos. Al cortejo le tomaban fotos y fílmicas.

    Yo me encontraba sumamente adolorido, sintiendo un hondo vacío por su partida que no pude hablar bien cuando Ramón Perdomo trató de entrevistarme (más luego comprendería que jamás ‘Piris’ se iría de las calles macorisanas pues su espíritu las continuaría caminando, pateando algún objeto, ojeando papeles que hallaba,...)

    Llegamos a la catedral. No obstante, por algo que a varios nos pareció extraño, las puertas laterales no pudieron ser abiertas. Dizque el llavero no apareció. Y vaya, tuvimos que entrarlo por la puerta de atrás, por la cual Miguel Alfonzo afirmaba que deberían de entrar a los difuntos ya que era su entrada principal. Y ya frente al altar, aguardamos un buen rato antes de que apareciera un extravagante ‘religioso’, quien con rapidez, sin mencionar ni una vez el nombre del fallecido, rezó un Padre Nuestro, y casi de inmediato, mirando a los presentes con ojos cansados, loco por irse a dormir, haciendo en el aire la señal de la cruz dijo que se lo llevaran en paz. Creo que eso fue lo más apresurado que se le ha efectuado a un muerto en iglesia, algo así como un récord, una verdadera desconsideración a los asistentes, a los familiares que pagaron el dinero exigido por la parroquia para efectuar aquella ridícula ‘ceremonia’.

    En tanto avanzábamos en vehículos hacia la retirada Necrópolis, un repentino aguacero cayó sobre la ciudad. Temimos que la lluvia seguiría. Los motoristas buscaron protección. Sin embargo, así como vino también se alejó. El cielo se aclaró. Y llegamos al cementerio. Y cargamos el barato ataúd grisáceo hasta el terreno designado para sepultarlo, introduciéndolo en un hoyo en la recién mojada tierra. Observando todo con gran dolor medité que allí iremos a parar los que vivimos, sin importar clase social, en determinado tiempo ignorado.

    Mientras las personas echaban tierra encima del féretro, algunas personas hablaron. Primero lo hizo Josefina, su hermana, y después tres periodistas, comenzando el directivo de la filial del Sindicato de Prensa, Eduard Leger; después Tomás Astacio Zorrilla, dirigente local del Colegio de Periodistas, y Víctor Pérez Quiñónez. del periódico El Higuamo.

    Al mismo tiempo que la tumba iba siendo cubierta de flores y tierra, yo percibí una conmoción recorrer mi cuerpo, escuchando una susurrada voz diciéndome al oído: “Animo amigo, siempre estaré con ustedes”. Entonces, ligeramente sonreí al advertir el adusto rostro del fallecido, contemplándonos atentamente encima de una tumba cercana.

 

NOTA2: En tarde grisácea, de llovizna de cuando en vez, el 3-4-’08, los restos de Miguel Alfonzo Mendoza (‘Piris’) fueron exhumados y conducidos al Panteón de la Prensa, introduciéndolo a la vera del periodista-sindicalista Ramón Martínez Félix, quien había fallecido días atrás.

    En ese traslado asistieron poquísimas personas: Agustín Vega, Eduard Leger, Francis Aníbal, Iván Santana, Rafael Soto y el autor.

 

13/12/2011 18:38 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


'EL TOCON QUE DEJO TONY'

20111214003659-arbol-1.jpg

                  (Foto: Roberto Fadul)

Por: Bernot Berry Martínez   (bloguero)

 

    Este es tocón que dejó el alcalde Tony Echavarría del bicentenario árbol Guaraguao del parque Duarte, el que fue el ser viviente más viejo de Macorís. Su asesinato ocurrió próximo al mediodia del 5-12-’011.

    Tony debería hallarse sumamente contento con su acción cobarde, pues todos conocemos que es un resentido social con las personas de aquí, incluyendo los antiguos árboles que también saben su procedencia.  Es que todo macorisano conoce las necesidades que él pasó en este pueblo. Y ahora es millonario, un triunfador en esta adulona sociedad que hablan mal de su persona pero que le sonríen debido a que es el síndico electo de Macorís.

    Que disfrute su triunfo mientras tanto, hasta que la Suprema Ley de la Compensación llegue a cobrarle a él y los suyos tan horrible asesinato que cometió contra el Icono de Macorís.    

    ¡Entonces será el chirriar de dientes! Y de nada le servirá el dinero que posee en el Banco Central.

 

 

13/12/2011 19:36 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

'EL GUARAGUAO EN EL 2008'

        Foto: Luis Fco. Larsen 

 

Por: Bernot Berry Martínez (bloguero)  

 

    Este era el Guaraguao del parque Duarte, en fotografía tomada en el 2008 para que sirviera de portada a mi librito "Anécdotas Macorisanas y...". El posible lector puede notar que no tiene el terrible hueco que hizo que el alcalde Tony Echavarría ordenara su asesinato, ya que aún se encontraba bien vivo y así lo demuestran sus hojas verdes en el suelo. ¿Por cuál razón en unos tres años le saliera el tremendo y horrible hoyo, posiblemente causado por los parqueros? Sobre esta interrogante debo afirmar que por muchos años estuvieron los parqueros y quien pasara por ah de noche orinándose encima de su tronco y nada le sucedió. ¿Por qué últimamente le pasó lo del enorme hueco? ¿Hay gato entre macuto?  

    La verdad que es misterioso el crecimiento tan rápido de ese hoyo entre el tronco del Guaraguao sin que las autoridades municipales no hicieran nada para sanarlo, ya que era el Icono de Macorís, su símbolo, el más viejo de los macorisanos, en donde el poeta Gastón F. Deligne escribió bajo su sombra su inmortal poema "Arriba el Pabellón" o "Canto a la Bandera".  

    El Guaraguao del parque Duarte, más que bicentenario, fue asesinado el 5 de diciembre de 2011, próximo al mediodía.

    La incultura que existe en este pueblo, su indiferencia, apatía, lo tiene entre la espada y la pared. Cada vez nos vamos pareciendo a un pueblo fantasmal.

    Es por eso que nadie debería votar por ninguno de los partidos plutócratas, principalmente el PRD y el PLD. No hagan fila, no se ensucien el dedo con esa tinta extraña. Si desean votar háganlo por partidos que nunca han estado en el poder. Ya está bueno de esos dos. Vamos hacia delante, nunca para atrás.

    ¡Los pueblos tienen su destino en sus manos!

   ¡VIVA LA DEMOCRACIA VERDADERA! ¡FUERA LOS TRAIDORES! ¡ARRIBA EL PERIODISMO INDEPENDIENTE!

    ¡VIVAN LOS INDIGNADOS!

18/12/2011 18:11 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"EL ASESINATO DE 'PAPOTICO' NINA"

 

 Por: Bernot Berry Martínez  (bloguero)       

 

    ¿Quién o quiénes mandaron a eliminar físicamente al popular abogado de Macorís, Dr. Federico Nina Ceara, mejor conocido por ‘Papotico’, aquella triste mañana del miércoles 16 de Junio del 2004, a balazos, en forma gansteril, originada por dos desconocidos que según testigos se desplazaban en una poderosa motocicleta de las denominadas saltamontes?

    En aquel lamentable acontecimiento también murió Pedro Pacheco, su chofer, resultando herido Claudio Martínez, el guardaespaldas.

    Hasta el momento en el cual se relata ese crimen cruel, sanguinario, nadie ha sido acusado formalmente. La Policía interrogó a varios individuos, supuestamente sospechosos, no obstante los puso en libertad por falta de prueba. Que se sepa, los investigadores no llegaron a una conclusión justificadora para llevarlos a la Justicia. Es por eso que la gente comenzó a preguntarse: ¿existe alguna sombra para que el asesinato quede impune, no sea indagado hasta su total esclarecimiento? ¿Quién podría conocerlo? ¿Lo sabrán los familiares de la víctima, la Policía, el Bufete de Abogados “Lic. Federico Nina hijo” para el cual laboraba el ultimado?

    Ese homicidio se halla envuelto por un espeluznante misterio.

    Al principio por tal asesinato se propagaron variados rumores que se dispersaron hasta fuera del país. Los principales eran tres. Sostenían que aconteció por los detalles siguientes: a millonarias deudas contraídas por el abogado Nina Ceara que no pudo pagar; a líos de faldas ya que se le consideraba un mujeriego; por la terrible lucha que originan esos ocultos intereses políticos, pues se encontraba muy consagrado con el denominado Partido de la Liberación Dominicana, PLD, y había escalado altas posiciones en el plano local y regional, con buenas relaciones  en  su  Comité  Político,  igualmente con el Dr. Leonel  Fernández Reyna, recién Presidente Electo.   

    Empero, ¿por cuál de esas especulaciones fue ultimado, realmente cazado por sus tramperos verdugos, aquella inolvidable mañana en la cual todo Macorís quedó paralizado, totalmente estático cuando la noticia se esparció por toda la ciudad?

    Quizás ese homicidio jamás se conozca plenamente, permaneciendo en la oscuridad por siempre, devorado lentamente en el olvido, memorizado algunas veces en veladas con cerveza o ron.     

    Se le recuerda al lector que unos meses antes del asesinato de ‘Papotico’ Nina, éste había sido herido en el hombro por un balazo en la avenida George Washington de Santo Domingo, por dos hombres que montaban una motocicleta, cuando él se trasladaba en una jeepeta junto al Licenciado Alcibíades Tavárez, quien salió ileso en ese atentado  por matar al conocido y querido abogado. 

    En dicho intento por matarle las autoridades no llegaron a esclarecerlo, aunque fue realizado de día y con varios testigos. Es por eso que la gente se preguntó si los dos individuos que llegaron a herirle en la capital no fueron los mismos que le ultimaron. La acción emprendida en Macorís fue similar a la de Santo Domingo.         

    Empero, volviendo a tan horrible asesinato, debo manifestar que ese hecho fue cayendo en el silencio. Casi nadie quería conversar sobre el tema. A mí me pasó algo semejante, pues tratando de conseguir datos para efectuar este trabajo, varias personas me aconsejaron que no lo hiciera.

    --Eso te puede traer algún problema-- me expresó un periodista, señalándome con seriedad.

    Sin embargo, a  todos les contestaba que en eso no podía haber ningún peligro, porque cuanto trataba de efectuar era escribir un verídico hecho sucedido en este pueblo, “algo para la historia”, sin añadir nada. Mas, en ellos percibía, igualmente en la mayoría de mis conciudadanos, una especie de reinante temor. No obstante, debo justificar que de vez en cuando alguien recordaba este atentado, pero antes de hacerlo contemplaba  primeramente a  su alrededor, como ‘por un si acaso’, buscando un rostro desconocido, agrio y de mirada penetrante, para no hacerlo si lo advertía y en caso contrario hablar. Y es por dicha actitud que algunos sonreímos y recordamos la famosa frase del destacado siquiatra, Dr. Antonio Zaglul, el cual aseguraba que “el dominicano no cae en gancho”.      

    De nuevo afirmo que el crimen de ‘Papotico’ Nina horrorizó a nuestros conservadores ciudadanos, pues era un pueblo donde pocas veces se había efectuado un  hecho semejante, asombrosamente atroz, solamente contemplado en filmes cinematógrafos. 

    Un conocido abogado de Macorís me manifestó que el Dr. Federico Nina Ceara fue un hombre valiente. Eso me lo expuso en su oficina, al interesarme acerca de su opinión sobre ese asesinato. Me confirmó: “Papotico tenía dos bolas de acero por cojones, porque ya había sido herido de bala en una acechanza, salvándose de milagro. Él intuía que lo vigilaban constantemente, y aún así se arriesgaba cada rato visitando gente, ayudando a personas en su condición de político, etcétera. Incluso varios  amigos le  aconsejamos  que no jodiera tanto en la calle, que se cuidara más, pero él, con esa calma que siempre tuvo, nos respondía: ¡"Ustedes sí que están pendejos, cuando viene la parca nada la detiene"! Por eso pienso que Papotico no le tenía miedo a la muerte, es más, parece que la buscaba”


20/12/2011 17:28 Bernot Berry Martínez #. sin tema Hay 1 comentario.

'POR AHI VIENE EL 2012'

                      

Por: Bernot Berry Martínez (bloguero)

 

    La verdad es que el nuevo año que se acerca es tenebroso, misterioso, es una inmensa incógnita.

    Un sombrío gigantesco rodea el año que se aproxima, el 2012. Es tétrico. Es difícil de comprenderlo. Tal vez nos falte lucidez mental.   

    Según los Maestros Esotéricos, los cuales estudian con tremenda pasión los fenómenos que siempre nos han dominados y apasionados, esos de las distintas dimensiones que por siglos han acompañado a nuestro planeta, la queridísima Madre Tierra, tan atropellada por los hombres en su loco afán de extraerle sus minerales como el petróleo, oro, cobre, hierro, carbón, etc., acabando con selvas y ríos, en fin se encuentra agujereada por todas partes que incluso ha afectado al clima global y a los témpanos glaciares. Prácticamente la hemos contaminada en extremo con el bióxido de carbono, CO2, que lanzamos hacia la atmósfera, haciendo un daño tremendo a la capa de ozono.        

    Pues bien, los mayas, fabulosos arqueólogos y matemáticos, nos dejaron impreso en las rocas sus famosas Profecías Mayas, divididas en siete profecías.

    Son consejos prácticos de esperanza y para evitar males peores. Pero el hombre es un implacable exterminador. No hay nadie tan terrible como él. Sólo hay que ver las increíbles armas que ha fabricado para matar a sus semejantes.

    Pero retornemos a las profecías. Ellas afirman que el 21 de diciembre del 2012 es el día que comienza una nueva era que durará unos 5.500 años. Con el mismo llega el llamado Sexto Ahau (Sexto Sol).  Habrá muchos terremotos, guerras, desastres inexplicables, lluvias de estrellas, mucha gente morirá antes y talvez después del 21 de diciembre 2012.

    Afirman que el mundo que no acabará ese día, pero si vendrá una era de paz para los sobrevivientes y otra dimensión: la quinta. Y que los  planetas se alinearan en fantástica formación galáctica.

    Debemos prepararnos en meditación profunda para recibir al año 2012.    

 

 

29/12/2011 09:46 Bernot Berry Martínez #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris