Facebook Twitter Google +1     Admin

UN PUEBLO LLAMADO 'SAN PEDRO DE MACORIS'

Por: Bernot Berry Martínez (bloguero)

 

En República Dominicana, al Sureste, entre Santo Domingo y La Romana, con prácticamente dos ríos a su vera, el Macorix (más conocido como Higuamo) y no lejos El Soco, quedándole el Mar Caribe delante bañando sus costas.

El fraile Bartolomé de las Casas, primer cronista que hubo en América, en su afamado libro “Historia de las Indias”, escribió sobre esta región más o menos que a X leguas de Santo Domingo de Guzmán se encuentra un bello río que desemboca en la mar, al cual los nativos le llaman Macorix, rico en tierras productoras de viandas, con grandes y anchos distintos árboles, etc.

Pues bien, al pueblo no se le conoce su verdadera formación histórica, ya que aún los cronistas no se ponen de acuerdo, tergiversándose bastante cómo se hizo.

Aunque existen variadas teorías sobre la forma de su crecimiento, siempre aparece un famoso pero que lo enturbia, revuelve, retornando los reales investigadores a proseguir indagando con más firmeza y dedicación. Los demás aceptan cuanto han escrito y punto: son los conservadores de siempre, se consideran poseedores con certeza acerca de cómo se creó el pueblo y nadie los saca de tal creencia.

El nombre 'San Pedro de Macorís' le pusieron por ley firmada por un religioso monseñor que fue ’presidente’ de la República. Ahora, ¿de dónde le viene ese nombre? De cuanto los indagadores se encuentran seguros es que el Macorís le viene por el río, al cual le quitaron la s, españolizándolo. Sin embargo, la gran interrogante es lo siguiente: ¿de dónde sacaron el San Pedro? Los historiadores conservadores se empeñan en creer, defendiéndolo con firmeza, de que se debe al primer Papa que tuvo la Iglesia Católica, y nadie los saca de tal creencia, hablando barbaridades de aquellos investigadores liberales que con afán buscan la verdad hasta debajo de las rocas. Y hasta afirman los conservadores que quien no lo crea es moro, un peligroso ateo. Pero para los liberales es muy fácil esa solución casi fanaticada de la religión católica. No obstante, como los años no pasan en vano, llevándose los tiempos medievales a donde ‘el diablo’ lanzó las tres voces, éstos tienen ahora más tranquilidad emocional y pueden trabajar con más sosiego. Los liberales han llegado a la conclusión de que el pueblo se llamó Macorix, poniéndosele más luego “Macorís Platanero” a consecuencia de los muchos plátanos que se embarcaba hacia la capital, y que después el traidor Pedro Santana, vendedor de la República por un ridículo título monárquico, poderoso hatero, politiquero, un matarife, dueño del Este, sus aduladores lo cambiaron por el de “Pedro de Macorís”, y que al morir este servil criminal, los sabihondos curas católicos, aprovechando que “el Estado cambia pero la Iglesia queda”, le agregaron el San al Pedro de Macorís y muerto ese abejón. Y de esta manera se ha quedado entre el pueblo no pensante hasta ahora, cogiendo esta versión cada vez más fuerza ya que la constante repetición de las cosas, aunque sea una gran mentira, se convierte en tremenda realidad. Y de nuevo los curas vuelven a salirse con las suyas, inventándose absurdas leyendas que sus mediocres y románticos cronistas repiten como loros de piratas.

Cuanto sucede es que este pueblo comenzó a poblarse por contrabandistas antes que la cacareada leyenda de “Mosquitisol”. Es ésta la parte oscura de nuestra historia y que ellos, los historiadores conservadores, no desean que se conozca.

 

28/06/2013 20:57 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris