Facebook Twitter Google +1     Admin

'¿ACASO FUE MISTERIO O SIEMPRE SE HA CUMPLIDO?'

 

Por: Bernot Berry Martínez    (bloguero)

 

   Aseguraba  el brillante escritor colombiano J. M. Vargas Vila, aún "excomulgado" por la denominada Iglesia Católica, una institución con muchos pedófilos y homosexuales pero también con excelentes curas, que el pueblo -- esa mayoría hambrienta e inculta-- son extraños en su comportamiento con la sociedad, pues hoy aplauden hasta el cansancio a su tirano y mañana arrastran el cadáver del déspota por la plazoleta principal de la ciudad, ebrios, con continuas patadas por todo el cuerpo.     

    Esta aseveración de Vargas Vila se comprueba en numerosos episodios de la historia de la humanidad. Con referencia a la misma, si algo siempre ha llamado la atención de los intelectuales no dogmáticos es aquel día en que el Maestro Jesús llegó a Jerusalen y los hebreos lo recibieron de manera estruendosa: sacudiendo palmas, aplausos, cánticos, vítores al tan aguardado Mesías. No obstante, unos días después, no más de tres, gran parte de ellos estaban pidiendo al gobernador militar romano, Poncio Pilatos, que lo ajusticiara en la cruz por blasfemar contra su religión. Esa forma de matar era sumamente cruel, y se practicaba desde muchísimo tiempo atrás contra malísimos asesinos, traidores a la nación o al gobernante de turno, uno supuestamente puesto por alguno de los diversos dioses que los humanos han inventado, esencialmente esos vividores hechiceros, sacerdotes, vagos sumamente astutos que siempre han vivido de fábulas hasta el presente, poseedores de inmenso poder entre el ignorante pueblo y los hipócritas politiqueros (¿se han fijado lo bien que viven los curas y los nuevos fariseos, mejores conocidos por pastores?).

    Desde luego que estas contradiciones las han arreglado bien los vividores de la religión cristiana. Es muy fácil decir que "todo estaba escrito en la Biblia", un libro lleno de contradiciones. Pero lo principal es confundir a los tontos. Y usted los oye repitiendo como loros todo estos disparates acerca del pobre Jesús. Los intelectuales de fuste afirman que Poncio Pilatos, militar de carrera, el cual sabia bien por sus chivatos o calieses que Jesús, aunque estaba en contra del imperio romano en Palestina, era un pacifista, no pensaba en guerra ni en nada de eso. Por tanto, Pilato deseaba eliminar a Barrabás que era uno de los principales jefes de guerrilla que había matado a muchos de sus soldados. Y aunque queria soltar a Jesús después de azotarlo, los sacerdotes judíos no se lo permitieron, chantajeándolo con mandar una comisión donde el César para informarle que él estaba soltando a los enemigos de Roma. Entonces Pilatos, que no estaba bien con el César, percibiendo que se encontraba entre la espada y la pared, se vio obligado a preguntarle al gentío (era una costumbre judía) sobre a cuál debería de soltar, a Jesús, un pobre loco que se decía ser el Salvador del pueblo hebreo o a Barrabás, un perverso hombre, ladrón de caminos, tremendo asesino, etc. Y la muchedumbre, dominada por los poderosos sacerdotes judíos y a quienes les comvenía que soltara a Barrabás para que continuara con la lucha que ellos apoyaban discretamente, gritaron a todo pulmón que soltaran a Barrabás. Y Pilato, no viendo otra forma de salvar al pobre de Jesús, delante de todos se lavó sus manos por la sangre de tan gran inocente.                                 

 

19/04/2011 19:21 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

bernotberry

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris