Facebook Twitter Google +1     Admin

RESPETEMOS LA MEMORIA DEL DR. GEORG

                                                                                                                                                                                                                         

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               : Bernot Berry Martínez

 

    Se afirma que un pueblo que no venera la memoria de sus grandes munícipes es uno que va directo a desaparecer, principalmente en su idiosincrasia. Esto es cuanto parece que le sucederá a nuestro San Pedro de Macorís, ya que por su forma tan apática de enfrentar sus problemas se ha quedado estancado, sin saber siquiera hacia dónde se dirige. Es imprescindible que los macorisanos hagamos un alto en nuestra manera de actuar o nos perderemos entre un tenebroso laberinto del cual nos será muy difícil salir, escapar, ver de nuevo la hermosa luz de la esperanza. Es lamentable que procedamos como lo estamos haciendo, referente a cuanto realizan individuos relacionados con la Iglesia Católica. No es correcto quedarse tranquilos, impasibles, cuando esas personas le quitan el honroso nombre del Hospital ‘Dr. Carl Theodor Georg’ y les ponen ‘Sagrado Corazón de Jesús’. Eso es algo absurdo, una grave falta de respeto a su memoria, pues todo verdadero hijo de Macorís conoce bien que el Dr. Georg fue un virtuoso galeno, un médico extranjero que honró a este pueblo con su útil vida. Fue él, con recursos propios,  quien mandó a construir el Hospital ‘San Antonio’ y una serie de complejos pabellones sanatorios, unidos por pasillos y puentes, que aún admiramos al contemplarlos. En éstos desarrolló el Dr. Georg una medicina que fue ampliamente admirada por toda Dominicana, también fuera del país,  laborando bajo su dirección excelentes médicos como Jaime Oliver Pino, Moscoso Puello, Luis E. Aybar, Manuel Vincitore, Ángel María Ponce, Antonio Musa, Luis Alam, Juan Silva, Mariano Maura, Emilio León, Gaspar Florentino, etc.

    El complejo levantado por el Dr. Georg pertenece al patrimonio de Macorís. Él fue un gran especialista en huesos. Se destacó como filántropo, socorriendo a numerosas personas a recuperarse de terribles lesiones, ayudando a jóvenes a estudiar medicina u otras disciplinas profesionales. Por tanto, no es posible que nos quedemos atontados contemplando a forasteros burlándose de nosotros, irrespetándonos. Si esto sigue como va, pronto le quitarán el nombre a la calle ‘Dr. Georg’, la cual empieza en dicho hospital.

    Debo subrayar que el combativo Dr. Juan Musa luchó bastante para que al hospital ‘Carl Theodor Georg’ no le fuera cambiado su decoroso apelativo. Este médico se quejó de manera pública por varios medios. Incluso escribió una carta con los detalles correspondientes y se la entregó a los últimos dos Presidente, Hipólito Mejía y Leonel Fernández. Nunca recibió respuesta de ambos. En dicha comunicación el galeno les recordó a los mandatarios que por Ley #5309 del 17-2-‘60, el Congreso Nacional cambió el nombre del hospital ‘San Antonio’ por el de “Dr. Carl Theodorg Georg”. De nuevo se lo acordó cuando el Presidente Leonel estuvo por Macorís en campaña.  Y otra vez le entregó una copia de su misiva. El Dr. Musa me informó que esa Ley salió publicada en la Gaceta Oficial del 24-2-‘60. Empero, de nada valieron sus nobles esfuerzos por conservar el apelativo oficial del hospital, ya que los “religiosos” se lo cambiaron por el de ‘Sagrado Corazón de Jesús’, sospechoso nombre bien pensado,  poseedor de una enorme influencia en esta sociedad donde lo mágico-religioso es sumamente poderoso en la siques del dominicano. Sin embargo, es importante informar que el apelativo de los curas se puede eliminar con facilidad, pues el mismo no se encuentra registrado oficialmente como lo está el del Dr. Georg. Recordamos que una Ley solamente puede ser anulada por otra. Pero no tenemos legisladores de valor para llevarla a cargo. Ellos se les tienen un miedo tremendo a esos curas y a sus dedos acusantes, como también a sus lenguas misileras. Es que talvez teman perder sus buenos pagados puestos, como a cuanto obtienen sin hacer nada, perdón, alzar la mano de cuan en vez.                       

    Entonces, veneremos la insigne reminiscencia del Dr. Carl Theodor Georg, respetando la Ley que lleva su nombre para el hospital que él fabricó. Debemos tener vergüenza. Y si la misma ya se alejó de nosotros, vayámonos preparando para que en pocos años recibir la posible humillación de presenciar a vociferantes santanistas (en Macorís hay muchos aduladores de “Pedro” --¿se acuerdan de Ramón Santana?--, por eso se lo pusieron a nuestro pueblo, aprovechando con el tiempo los sabihondos curas para agregarle el “San”), eliminando elos el ridículo y diminuto busto del grandioso Patricio Duarte, fundador de la Nacionalidad Dominicana, de nuestra plaza mayor, lanzarlo al Mar Caribe, y colocar en su lugar una gigantesca estatua del hatero Pedro Santana, traidor a la Patria, asesino de heroínas y héroes.                      

                  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

                      

                  

 

31/01/2010 19:05 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris