Facebook Twitter Google +1     Admin

¿PENSARA OBAMA QUE SOMOS TONTOS?

 



Julián Assange

 

Por Bernot Berry Martínez (bloguero)

La gran realidad es que el mulato Pdte. de los Estados Unidos y sus asesores se han dado a la difícil tarea de hacer creer a la Prensa Internacional Independiente que cuanto ellos afirman es la verdad absoluta, que no hablan mentiras, que son unos santos.

¿Quiénes podrían aceptar tales tonterías, esencialmente entre los latinoamericanos, muchos ansiosos por obtener la ciudadanía gringa pues han olvidado luchar por su país de origen y con gran gusto ansían jurar, defender con su vida la bandera de las barras y las estrellas? Algunos de ellos --conozco a varios--, quemaron esa bandera brincando como simios. Hoy la besan, matan y mueren defendiéndola como en efecto a diario acontece en diferentes partes del mundo.

¡Caramba, las vueltas que da la vida!

El Pdte. Obama es un parlanchín. Sólo le interesa su reelección y vive engañando a los hispanoamericanos con promesas que jamás cumplirá. Eso se llama politiquería. Es el presidente yanqui que más latinoamericanos ha expulsado de los Estados Unidos. Es rencoroso. Un cotidiano visitador de la iglesia anglosajona episcopal, conocidísima institución ’religiosa’ de pedófilos y homosexuales, con sede en Inglaterra.

El Sr. Julián Assange es un prestigioso investigador periodista que tuvo el coraje de publicar informaciones confidenciales (no secretos de Estado) de ciertas embajadas gringas. Ahora bien, ¿es un ser maldito para perseguirlo cual vulgar delincuente por sólo divulgar cuanto informaban sus diplomáticos al Departamento de Estado, generalmente chismes que se daban entre los gobernantes de esos países? No, mil veces no. Julián Assange es un héroe del periodismo independiente. Quienes amamos la Libertad de Expresión, la verdadera, nunca la amarillenta, debemos defenderlo sin cortapisa de cuanto planean casi públicamente Obama y sus ayudantes: el asesinato de Julián Assange; son expertos en eso, dominan casi toda la prensa internacional y poseen todas clases de personas en el arte de la difamación. Y les pagan muy bien por sus servicios mercenarios.

Cualquier sujeto con un poco de conocimientos sobre política internacional comprendería de inmediato que el asunto de la supuesta violación sexual a dos mujeres (dos, no una) en la Suecia monárquica con libertades que rayan en la inmoralidad, se daría cuenta que la tenebrosa mano de la CIA se halla detrás de todo eso con la finalidad de atrapar a Julián con fines de que Suecia se lo envíe a los norteamericanos para éstos hacer con él esas enormes humillaciones de las cuales tanto se alaban.

Assange huyó a Gran Bretaña con la finalidad de salvar su preciosa vida. Pero ese país monárquico, que le dio salvoconducto al criminal de Pinochet, lo hizo preso por petición de Suecia (entiéndase USA), pero salió en libertad condicional, aprovechándola Julián para entrar a la Embajada del Ecuador en donde solicitó asilo político, el cual le fue otorgado por el valiente Pdte. Correa luego que la cancillería ecuatoriana hiciera una investigación al respecto.

El periodista Assange se halla en una grave situación. El llamado Reino Unido podría entrar por la fuerza a la Embajada del Ecuador a llevarse preso a Julián para cumplir la petición de extradición de Suecia (no, USA), y luego los suecos, unos timoratos en decadencia, mandárselo a Estados Unidos para que realicen su gran venganza contra un ser superior en talento y valor que cualesquiera de los gringos, sean negros, blancos, hispanos lambones, asiáticos, etc.

No obstante, debemos tener en cuenta que su abogado es el juez Garzón, gran hombre de valor en la Justicia internacional. Aguardemos lo que sucederá.

¡Por siempre viva la Libertad de Expresión Independiente!


21/08/2012 21:01 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris