Facebook Twitter Google +1     Admin

'LA VIDA NOS DA SORPRESAS'

 

Por Bernot Berry Martínez (bloguero)

No obstante, existen muchas posibilidades que le dan credibilidad a cuanto voy a relatar en pocas palabras.
Quien desea creerlo que lo haga y si no que continúe su rumbo. Empero, los que lo lean deben hacerlo con calma, cavilar por sí mismos, no repetir como gansos silvestres lo que algún dinosaurio vividor politiquero diga.

Uno de nuestros principales males consiste en que no meditamos, eso se los dejamos a ‘intelectuales’ diplomados en economía, política, derecho, ingeniería, etc., los cuales son los más mentirosos que existen en nuestra nación. Mienten con la finalidad de mantener en la oscuridad a la mayoría de los habitantes, principalmente a quienes son miembros de esas organizaciones políticas mayoritarias, formadas para hacerse millonarios sus directivos, como en efecto lo han logrado.

Miren, ¿acaso han conocido alguno de ellos en condiciones deplorables como se encuentra la mayoría del pueblo? ¿Verdad que no? De seguro si cavilan sin perjuicio, sin fanatismo, llegarán a la conclusión de que cuanto he escrito es cierto, no relato tonterías, y si hubiera querido hacerlo me hubiese vendido a uno de los principales partidos sin escrúpulos. En estos instantes, o desde hace años, estuviera en muy buena posición, con hermosa vivienda, buen vehículo, muchas amistades, muy conocido, abiertas las puertas hacia lo exquisitez de la vida burguesa, pues sin dármela soy tal vez el más viejo de los periodistas-escritores de Macorís desde que fallecieron los excelentes intelectuales comunicadores, don Juan Niemen Castle y Miguel Alfonzo Mendoza (‘Piris’). Los dos están olvidados en sus frías tumbas y para nada recordados por el Colegio de Periodistas y el Sindicato de Prensa. Es que así somos nosotros, formados por una dura costra de inmensa mediocridad y desgano. Somos un pueblo con numerosos adulones hacia los funcionarios, esencialmente al Gobernador, Alcalde Municipal, legisladores, etc. Nuestro sistema es ‘vivir hoy, mañana ya veremos’.

¡Diantre, cuánto mediocridad!

Los periodistas señalados, don Juan y ‘Piris’, vivieron una vida llena de intranquilidad, apaleados por la tiranía trujillista y balaguerista, con enormes cicatrices en sus cuerpos y mentes. Nunca vendieron sus plumas. Y sin embargo, nadie los recuerda ni siquiera en las fechas de sus fallecimientos.

No me agrada sacar facturas, mucho menos contar algunas cosas de cuanto realicé por la democracia dominicana, pero a veces hay que decirlas para que la nueva generación tenga conocimientos del paso por la vida de ciertas personas, en un país donde la adulonería (‘lambonismo’) corroe las entrañas de muchos farsantes, calumniadores a los cuatro vientos por cuantos medios tengan a su alcance.

Afirmé que actualmente me considero el más anciano de los periodistas-escritores de Macorís, a consecuencia de que poseo bastantes años en este oficio, más de 50 años, el que solamente me ha traído numerosos problemas con calieses, policías, funcionarios, familiares, ‘amistades’, etc. Fui hasta expulsado de Dominicana hacia Europa, en pleno invierno, pasando por allá grandes dificultades. Es que la Guerra Fría se hallaba en pleno apogeo y en cualquier sitio aparecía un muerto por espía o contraespía.

Quien me metió en el asunto de escribir fue el amigo de infancia Luis Ibarra Ríos, Mártir del alzamiento guerrillero de 1963 del 14 de Junio, caído en la loma ‘La Berrenda’, Miches, junto a Adolfo Pérez Sánchez y otros inolvidables compañeros, en el alzamiento guerrillero comandado por el Héroe Nacional Manuel A. Tavárez Justo (‘Manolo’) en noviembre de 1963.

Luis Ibarra hizo --confieso que le dio cierta brega, yo no lo deseaba por la peligrosidad que representaba para mí-- que relatara en máquina de escribir de la Marina cualquier cosa, algunas inventadas, que luego mimeografiaban y dejábamos caer por el parque Independencia, la Mella, Duarte, cines Max, Diana, Julia, Coliseo Brugal, parque Enriquillo, la Barahona, Paris, etc. Eso aconteció en 1960, cuando la República atravesaba terribles momentos de represión por la tiranía. Hay que afirmar que si atrapaban a un militar conspirando era condenado a ser fusilado de inmediato, principalmente si no poseía buenos padrinos. Porque debo advertir que algunos jóvenes que cayeron presos durante el complot del 14 de Junio, ni siquiera fueron abofeteados. Es que pertenecían a la clase alta. Lo liberaban después de hacer una Carta Pública en honor de Trujillo. Hoy se tienen como héroes y se pavonean por todas partes, llevando algunos hasta gorras con el logo del 1J4.

¡Qué falta de respeto a cuantos cayeron por la Libertad! Y lo informo aquí, sin importar consecuencia, pues nunca he buscado ese figureo que poseen los mediocres.

Pero aquéllos, pobres, aquéllos de clase baja que no tenían a nadie, ni un padrinito que se atreviera a pedir perdón por ellos, eran sometidos a bestiales torturas. A varios les sacaron sus ojos y uñas. Después los mataban de forma espantosa.

Escribí en variados periódicos clandestinos, primeros estudiantiles y luego en políticos. En los mismos nunca aparecía nuestro nombre, ni de los otros por razones obvias. Esos trabajos eran arreglados por personas con mayores conocimientos, profesores, ya que era un joven de 20 años: no dominaba este complicado y peligroso oficio cual más o menos efectúo ahora.

Esto lo he narrado a consecuencia de que muchos oportunistas viven relatando sandeces de cuanto jamás hicieron. Quien me quiera creer que lo haga, de lo contrario que continúe rumbo al ‘Ultimo faro del mundo” (novela de Julio Verne).

He publicado diez libros de diversos géneros. Tengo otros inéditos. Es muy difícil editarlos. Además, la gente de Macorís no lee. No sabe nada. Casi somos como animales irrazonables. Y sin embargo me complace escribir porque pertenezco a una generación que va de paso. Algo uno debe dejar.
Aunque ciertos funcionarios charlatanes me han anotado para bono luz, bono gas, solidaridad y otras vainas, jamás he conseguido ninguna durante el tiempo en que fueron emitidas. Se dice que se las cogen. Vivo de una pequeña pensión (5.000 pesos) que me la gané trabajando en empresas privadas durante más de 20 años. Y jamás he laborado para gobierno.

De la forma explicada, estoy muy seguro que vamos a poseer una población de tarados, casi todos dirigidos como si fueran autómatas por peligrosos politiqueros, sin importar que sea el PLD o PRD, ambas no sirven ni para tirarlas al zafacón de la Historia.

NOTA: A modo de exponer algo valiosísimo que no se enseña en las escuelas, es algo tabú, hasta comunicadores (as) se equivocan, informando mal al pueblo, manifiesto que la expedición del 1959 fue dirigido por el Comandante Enrique Jiménez Moya, nunca por Manolo Tavárez como a veces escucho. La misma llegó una parte por Constanza un 14 de Junio, y los demás en los siguientes días. Al formarse en la clandestinidad el Movimiento Revolucionario de Manolo y Minerva en el 1960, Minerva propuso que dicho Movimiento llevara el nombre de 14 de Junio en honor a los primeros guerrilleros de la expedición que desembarcaron el día 14 de Junio. La misma tenía el nombre de Movimiento de Liberación Dominicana, MLD, con su programa de gobierno. En otras palabras no se debe confundir a los que vinieron por Constanza el 14 de Junio con el posterior Movimiento dirigido por Manolo y Minerva. Los primeros llegaron “enamorados de un bello ideal”, los segundos trataron de continuarlo. Es un craso error decir "la invasión del 14 de Junio".

¡LOOR POR SIEMPRE A LOS HEROES DE MAIMóN, CONSTANZA Y ESTERO HONDO DEL 1959 Y A LOS DEL MOVIMIENTO 14 DE JUNIO DEL 1963!

15/06/2012 10:04 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris