Facebook Twitter Google +1     Admin

'EL PAN'

 

 

Por: Bernot Berry Martínez  (bloguero)                       

 

           Está oscureciendo. Vaya que sí.

          Pero  hoy,  hermosa  verdad  cual  vuelo  de

          mariposa,

          parándome frente a tibia repostería

          centellante de luz,

          me vuelven profundos deseos vividos en mis

          entrañas desde antes de nacer.             

          Y añoro entrar allí dentro,

          sin que me vean,

          en la fábrica de manjares,

          para hacer realidad --¿por qué no?--

          ese ansiado pan,

          sueño eterno del gentío

          mirador del cosmos,

          hornearlo,

          su aroma despertando oxidadas conciencias,

          y  humeante  aún  llevárselo a Dios,             

          ponérselo a su diestra,

          y con celestial  lenguaje manifestarle: 

 

                  “Señor, aquí tiene este  maná,  

                   si lo anhela, multiplíquelo por

                   favor al  infinito, para  luego,  

                   como  hizo  en  otrora  ayer,

                   lanzarlos cuan lluvia pertinaz

                   sobre  los que  siempre  están      

                   suplicándote,   atisbando,

                   aguardando verlo entre las

                   nubes”.                     

          Me quedo tranquilo.

          Sé que todo es ilusión.

          No  puedo hacer  el  pan, 

          tampoco llevarlo arriba,

          ni ponerlo frente a Él,

          ni zarandearlo para que realice billones

          del modelo.

               

          Encima de mi cabeza escucho aleteo de ave

          nocturna.        

          Susurro: “¡grande es mi pesar!“ 

          En eso contemplo niños descalzos,

          de incierto futuro,

          detenidos frente a repostería... 

          Llega apagón.  Se  oscurece  más  el  pueblo.

          Oigo vidrio romperse, chillería de infantes,

          adultos gritando.

          Casi río imaginando lo sucedido: han roto

          vidriera, cargan con cuanto hacen allí.  

          Durísimo es hambre que reflejan rostros.      

          Pasan por mi lado llevando manjares,

          comiéndolos deprisa,

          huyendo de hombres que

          tratan de atraparlos.   

          Sonriendo cual travieso niño,

          tras ellos me voy. 

          Entre penumbras observo

          perseguidores irse

          deteniendo, recogiendo

          cuanto a huidores se

          les ha caído.

          Entonces, mandando a la

          porra reprimidas

          ansias, sentados en calzada, 

          glotonamente

          se  ponen ellos a comer

          lo que fabrican y 

          no pueden ingerir.         

          Yo, caminante de tribus idas,

          me agacho,

          recojo pedazo de bizcocho,

          y mientras sigo andando, 

          saboreándolo,

          pienso que en cualquier

          instante se alzarán 

          los muertos,

          apartando tinieblas

          con hermosas teas,

          dando paso a nuevo

          esplendor.

          Cierto:        

          ese día el Túnel al Pasado

          sucumbirá,

          y viendo  cielo grisáceo

          desplomado, 

          ciudades  fantasmas,

          comprenderemos que

          somos dioses.  

 

NOTA: de mi poemario "Más allá de la esperanza", texto registrado en la Oficina de Derecho de Autor (ONDA), como manda la Ley 65-00. 

 

 

30/03/2012 20:09 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris