Facebook Twitter Google +1     Admin

'AL AMIGO EURIPIDES PAREDES'

   Prof. Eurípides Paredes 
 
(foto: Facebook de Freddy Miller A.) 
 
 
Por: Bernot Berry Martínez   (bloguero) 
 
 
    Caramba, Eurípides, es que la vida es un soplo. Tantas cosas que tenemos por hacer y de repente todo se paraliza, queda congelado para la eternidad.
 
    Es que nadie sabe cuándo vendrá la parca a llevarnos hacia su triste y real morada. Por eso debemos estar preparados para recibirla con orgullo, ya que nos encontramos aquí de paso. Somos un polvillo en el cosmos. No tenemos por qué ser vanidosos. Pero, ¿de qué podemos serlo? Somos unos infelices peregrinos que vamos vagando por un éter galáctico  al que jamás comprenderemos. 
 
   Marchamos hacia un destino incierto. Porque cuanto se manifesta en Enclesiastés es certeza grande: "Vanidad de vanidades, todo es vanidad".
 
   Cierto, ¿quién como el que vivió con los lujos de aquel entonces? La vida es una sola. Y pudiera ser que retoñara, algo que es para los maestros esotéricos, a quienes persiguen como fieras para exterminarlos. ¿Y por cuál causa desean acabarlos los que piensan que tienen la verdad entre sus manos? Nadie lo sabe, ni siquiera los que se hallan llenos de odio, ésos que hablan de paz, amor, respeto por el prójimo,... 
 
    Seguimos caminando hacia un abismo sin final. ¿Hallaremos el túnel que conduce a la felicidad, sin enfermedades ni egoísmo, tampoco esa envidia que nos aniquila?
 
   Empero, el amigo Eurípides, un ser de las alturas, perteneciente a una de las legiones del humanismo, con seguridad encontrará su verdadero destino, para cuanto fue hecho: servil a sus semejantes sin esperar las gracias de quienes ayudó.  
 
    Respetemos con vehemencia su inmensa memoria.
 
 
             
28/11/2011 18:53 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

bernotberry

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris