Facebook Twitter Google +1     Admin

¡QUÉ BIEN, PARTIERON DOS INHUMANOS!

                          

Por: Bernot Berry Martínez    (bloguero) 

 

    Aunque lo correcto es respetar siempre a los difuntos porque todos cuantos vivimos los seguiremos con el trotar del tiempo (solamente aguardamos la llamada del general la Parca), pienso que al morir ciertos individuos perversos, asesinos, es correcto alegrarse sin ser hipócrita como podría ser lo contrario. Entonces, por lo tanto daño que ocasionaron a numerosas personas, principalmente de clase muy humilde, hambrientas, de ésas que casi ningún medio las recuerda por su condición social, la gente decente se alegra de sus partidas. Y debemos ser sinceros, escribirlo de manera pública cuando mueren tales individuos, sin importar las posiciones que desempeñaron. Sí, me parece que tengo la satisfacción de hacerlo sin el temor de cuanto podrían afirmar ciertas sanguijuelas que estuvieron pegados a ellos, pegadas como garrapatas, chupando del Erario Nacional.  

    ¡Vaya, qué bien se siente la Naturaleza cuando perciben que esos monstruos con apariencia humana entran a sus entrañas! A los mismos solamente les aguardan miles de hormigas rojas, carroñeras, que caerán sobre sus cuerpos putrefactos hasta dejarlos limpiecitos. Eso es lo que nos aguarda a todos. Entonces, ¿por qué ser tan malignos con sus semejantes, hurtando y matando a cuantos encuentren en su carrera política si en el fondo no se llevarán nada? Que sus familiares se beneficiarán de sus estafas y crímenes, eso es verdad, pero si éstos tuviesen un poco de conciencia los reprocharían y no estarían hablando mentiras sobre ellos, tratando de engañar a estos pueblos obtusos, ignorantes pero con mayoría llenos de bondad. De las familias que los perversos asesinaron y de sus hijos huérfanos, nadie los recuerda. Muchísimos son desconocidos, ignorándose en dónde fueron sepultados. Es que lo importante es estar bien con quienes tienen mucha fortuna  (“el dinero es la fuerza que mueve al mundo…”, como bien dijo el gran Napoleón, uno de los mejores estrategas militares que ha conocido el mundo).     

    Pues bien, lo correcto es celebrar las partidas de los ex presidentes Carlos Andrés Pérez y de su amigote dominicano Jorge Blanco, ambos de la “Internacional Socialista”, institución Socialdemócrata dirigida por la CIA, con mucha sinceridad, sin hipocresía ni lágrimas de cocodrilo. No debemos de fingir. Eso es cobardía de ‘cristianos’, de gente pendeja que dice temer a un supuesto dios dormilón que nada hace ni hará por los muchísimos desamparados del mundo, ya que nunca ha existido, todo es producto, una ficción creadora de los vividores ‘religiosos’ de siempre. Ya somos muy viejos para creer en cuentos, en mitología judía, en tener miedo a lo desconocido. Empero, nuestra ignorancia es inmensa.

    Estos dos sinvergüenzas asesinaron a numerosas personas, yendo después a las iglesias como si nada hubiese pasado. ¡Cuán simuladores eran! Fueron millonarios, esencialmente Carlos Andrés Pérez, el cual comenzó a matar desde que lo hicieron ministro de interior en el gobierno de Betancourt. Lanzaba a los izquierdistas desde helicópteros sobre la selva amazónica venezolana. En la presidencia fue que mató gente. Durante el llamado caracazo su guardia personal eliminó a miles de infelices caraqueños que protestaban por unos impuestos. Se escapó de su prisión domiciliaria. Era un fugitivo de la justicia venezolana. Los yanquis nunca lo mandaron aunque en varias ocasiones lo pidieron en extradición. No obstante esto es soñar, pues los gringos protegen a sus agentes. Carlos Andrés tenía grandes negocios por varias partes. En Miami, Nueva York, Dominicana, etc. En cuanto al otro, el tal Salvador Jorge Blanco –ambos fallecieron casi al mismo tiempo luego de una penosa enfermedad--, hizo uno de los peores gobiernos que ha tenido la Rep. Dominicana. Ha sido el único ex presidente de este país condenado por corrupción. Veinte (20) años le metieron entre las costillas. Pero no los cumplió porque un amigo suyo, Hipólito Mejía, cuando estuvo en el poder lo perdonó. Es que eran aves de la misma bandada. Cuanto no puede quitar Hipólito de la historia son los 20 años que el gobierno de Balaguer le impuso. Se recuerda que este Salvador Jorge Blanco mandó a matar a cientos de humildes padres de familia (más de 400) por protestar para que no firmara con el Fondo Monetario Internacional, FMI. Esta institución tiene bien jodido al país de Duarte y Luperón. Jorge Blanco y sus secuaces se inventaron toda clase de vagabunderías contra los izquierdistas. Incluso un supuesto ‘Comando de la Libertad’ que robaba y mataba. Vaya, a todos esos imaginarios integrantes los mataron en forma extraña, asimismo a varios de sus familiares. Pero todo se paga, es una Ley Natural. Ese traidor por dólares, millonario ahora, creador del ‘Comando de la Libertad’, tuvo una pérdida tremenda con un familiar cercano, volviéndose un alcohólico. Otros han fallecidos en trágicos accidentes. Queda uno muy enfermo. Le llaman el fantasma. En cualquier momento caerá. Las hormigas rojas lo aguardan con ansias… Y pensar que a estos asesinos y ladrones les hacen grandes homenajes al fallecer. Es que todos son iguales. Empero, el pueblo observa y aprende…  

    Cada vez admiro más al general y estadista, héroe de Francia, Charles de Gaulle, quien no quiso que le rindieran honores, habiéndoselo ganado con lauros, pidiendo que lo sepultaran en un ataúd barato.     

 

bernotberrym@hotmail.com

  

 

31/12/2010 13:03 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

bernotberry

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris