Facebook Twitter Google +1     Admin

EL TREMENDO INTERNET

 

Por: Bernot Berry Martínez          (bloguero)

                                          

    La gran verdad es que el Internet ha sido uno de los enormes avances tecnológicos que ha tenido la humanidad. Es una horrible lástima que personas inescrupulosas lo utilicen para malvados fines, cuando con en el mismo esos individuos podrían aprender tantas cosas de nuestro sufrido planeta, mundo que está dando muestra de vengarse de cuanto le han hecho.

    Sin embargo, ¿qué podemos hacer? Pienso que es algo que lo llevamos en el ADN. Unos nacen malvados, ladrones, corruptos, sicarios, resentidos, etc., y otros son todo lo contrario. Tal vez sea por eso que la humanidad aún no se ha extinguido. Parece que existe una ecuación entre unos y otros. Cierto, tanta terrible maldad semejante a cuanto ocasionaron algunos tiranos (Trujillo, Franco, Hitler,…) al planeta es igual al monto de amor, esperanza, caridad que los insignes hombres y grandes féminas se han esforzados para proporcionar por el globo terráqueo lo contrario de cuanto los demás han realizados. Pero es una lucha muy desigual, comparándola desde el punto de vista entre ambos.

    Claro, mientras los denominados guerreros han tratado de conquistar a las naciones más débiles para esclavizarlas y hurtar sus recursos, las personas altruistas tratan de contrarrestarlas combatiendo sus malévolas actuaciones con diferentes formas, esencialmente con la bondad, el amor, las bellas artes: literatura, música, pintura, arquitectura,…

    En el Internet se aprende muchísimo. Es algo buenísimo para todos. Y lo excelente es que cualquiera puede utilizarlo, incluso poseer un blog para dar opiniones suyas, ser independiente, porque la mayoría de los medios del mundo (periódicos, revistas, radiodifusores y televisivos) pertenecen a grandes empresarios, los cuales exigen con dureza extrema ser obediente a sus órdenes, haciéndolo por medio de sus ejecutivos, quienes tienen que cumplir cabalmente o lo mandan a la porra, porque para ellos nadie es imprescindible. Por eso te regañan como si fueras un muchachito, pisoteando tus derechos. Después te envsan a la legión de los desempleados, en donde tendrás que mendigar para subsistir en esta sociedad de ‘sálvese quien pueda’. Y si el botado no es joven y con excelentes  relaciones  adquiridas en  sus columnas  amarillentas, vergonzosas del buen periodismo con ética, pasará muchísimo trabajo y vergüenza.  Y lo grande que nadie puede hacer nada contra tales empresarios de la comunicación, pues ellos controlan los llamados sindicatos de prensa, colegios y asociaciones de periodistas. Es una realidad infame que debemos aceptar con rabia. Pero el “pez grande se come al chiquito”, dice el refrán popular, algo verídico.

    Volviendo a nuestro esencial trabajo, el Internet, debemos de cuidarlo con esmero. Es el principal medio de difusión mundial que poseemos, de lo contrario nos volveremos más estúpidos de lo que somos. El Internet tiene bastantes siniestros enemigos entre las sombras, que no quieren que tengamos opiniones, que seamos independientes, que podamos escribir nuestras opiniones. El Internet nos hace libres, no existiendo algo más maravilloso que la Libertad.  Es que el ser humano nació para alzarse hacia las alturas y planear con las ‘tijeretas’ y otras aves del cielo. Debemos de tener mucho cuidado con determinados tiranitos, pues van cerrando ciertas aperturas hasta que también tapan las rendijitas. Dejemos al Internet en paz, sin molestarlo, mucho menos de bloquearlo. Hay que ser liberal y democrático. Esto va hacia todos los gobernantes, sin excepcion, ya que cualquiera que trate de hacerlo se estrellará contra un durísimo muro que nunca pensaba ver. Debemos tener en cuenta, como escribió Vargas Vila: "los pueblos son raros, hoy aplauden al tirano de turno y mañana arrastran su cadáver por la plaza". Y esto viene de lejos, se pierde en la curvatura del tiempo, porque hasta al mismo Jesús se lo hicieron, ya que el Domingo de Pascuas lo recibieron con grandes vítores, y unos días después estaban pidiendo a grito su cabeza.   

    No les hagamos el juego a tantos hipócritas metidos a la “política” --algo puro para servir a nuestros semejantes--. Estos hipócritas fariseos la utilizan para enriquecerse. Es por eso que los dominicanos crearon una frase verídica con referencia a tales tipejos: “llegan al poder en chancletas viejas y en poco tiempo andan en yipetas”. Y esto va para para muchos politiqueros que se arrastran buscando un cargo. En esto hasta blanquean dólares y euros. Es que el transfuguismo está de moda en este país como en varios países. Aquí van de un partido a otros con suma facilidad, igual a un bostezo. Los ideales que tuvieron, si es que de veras los poseyeron, los lanzaron navegando hacia el "Vaje al último faro del mundo”, esa enigmótica novela del inmenso escritor francés Julio Verne.          

                                                                  

25/03/2010 19:05 Bernot Berry Martínez #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris